El Arzobispado de Barcelona realizó inmatriculaciones para poner a su nombre 133 bienes inmuebles

El execónomo del Arzobispado de Barcelona Antoni Matabosch
EUROPA PRESS
Publicado 24/10/2018 14:36:11CET

BARCELONA, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Arzobispado de Barcelona realizó un total de 53 procesos de inmatriculación para poner a su nombre por primera vez 133 bienes inmuebles en el periodo comprendido entre 1998 y 2015, la mitad en la ciudad de Barcelona, y ha defendido que cumplió la legislación vigente.

Con una modificación de la legislación en 1998, dejó de estar prohibida la inscripción en los Registros de la Propiedad de los templos destinados al culto católico y se permitía su inmatriculación --inscribirlo por primera vez--, normativa que estuvo vigente hasta 2015, ha explicado este miércoles a los periodistas el ecónomo de la institución entre 2005 y 2018, Antoni Matabosch.

Entre los bienes inmatriculados --básicamente templos y sus anexos-- en este periodo, correspondientes a 51 parroquias, destacan Santa Maria del Mar, Santa Maria del Pi, Sant Just i Pastor y Santa Anna, en Barcelona, a los que su suman el proceso de inmatriculación del Palau Episcopal y la Catedral de Barcelona.

Otros bienes inmatriculados son la iglesia de Santa Maria de Badalona, Sant Isidre de L'Hospitalet de Llobregat, El Pilar de El Masnou, Sant Joan de Montgat, Sant Feliu de Alella y Sant Joan de Vilassar de Mar.

"Se inmatriculan las más antiguas, las que tienen menos documentación", ha recordado Matasboch, que ha dicho que cuanto más antigua menos documentación firme se tiene, pero sí fundamentación para poderlas inscribir.

Esta relación de inmatriculaciones llega después de que Unió de Pagesos criticase que el Obispado de Vic (Barcelona) y el Obispado de Solsona (Lleida) hayan inmatriculado en los últimos años en los registros de la propiedad 430 inmuebles en las comarcas de Bages, Anoia y Berguedà (Barcelona).

NO A LAS "DUDAS"

Matabosch ha asegurado que el Arzobispado ha desistido en 15 propiedades, la mayoría ermitas en la comarca del Maresme, al tener "dudas", y ha explicado que estaban seguros en las fincas que han inmatriculado y no se ha recibido ninguna impugnación posterior --los procesos se hicieron entre 2000 y 2014--.

El ecónomo ha asegurado que en todas las inmatriculaciones, el abogado del Arzobispado ha presentado la certificación al Registro de la Propiedad fundamentado en archivos diocesanos, históricos y del Catastro para demostrar que "había sido siempre posesión de la Iglesia".

"Si no teníamos un documento escrito de dominio, se han buscado datos que den la seguridad que se puede inscribir a su nombre", ha remarcado Matabosch, quien ha asegurado que lo que más le interesa al Arzobispado es garantizar el uso de los bienes.

Preguntado por si otras diócesis han podido hacer de forma incorrecta las inmatriculaciones, ha dicho que no hay demostración de ello, y ha abogado por que si alguien piensa que hay dudas es cuestión de debatirlo: "He hablado con delegados de otras diócesis y me han asegurado que han tenido mucho cuidado en no presentar nada que no tuviera sus razones".