Publicado 27/02/2021 10:01CET

Barcelona pierde 13.000 empadronados en 2020 y rompe la tendencia al alza de 15 años

Archivo - Una persona camina por una calle de Barcelona, Catalunya (España), a 16 de octubre de 2020.
Archivo - Una persona camina por una calle de Barcelona, Catalunya (España), a 16 de octubre de 2020. - David Zorrakino - Europa Press - Archivo

   El Ayuntamiento lo atribuye a la gente que ha ido a vivir a segundas residencias por la pandemia

   BARCELONA, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Un total de 13.094 personas han dejado de estar empadronadas en Barcelona del 1 de enero al 1 de octubre del 2020, según el informe provisional 'El movimiento migratorio de Barcelona en tiempo de Covid-19' que ha elaborado la Oficina Municipal de Dades (OMD) del Ayuntamiento a partir del padrón municipal de habitantes.

   Con esta bajada en el padrón municipal en los nueve primeros meses del 2020, la población estimada en la ciudad hasta el 1 de octubre es de 1.653.678 personas y se rompe con la tendencia a la alza de los últimos 15 años.

   Según datos facilitados por el Ayuntamiento, el 2007 fue el último año que la población de Barcelona sufrió una disminución importante (un 1,6% menos de personas empadronadas) y el 2011 del -0,9% menos.

   El consistorio ha atribuido esta bajada a las personas que han ido a vivir a una segunda residencia o en la casa familiar --que provienen esencialmente de zonas con un nivel de renta entre medio alto--, al aumento de la mortalidad debido a la pandemia y una leve disminución en los nacimientos, y a las restricciones de movilidad, que ha provocado que se hayan reducido los flujos migratorios.

   Aun así, el concejal de Presidencia, Jordi Martí, ha apuntado en un encuentro telemático con periodistas que habrá que esperar a los próximos meses para constatar si estos rasgos se consolidan, ya que se trata de "una fotografía todavía muy inicial y parcial", que puede consolidarse como tendencia pero también puede ser puntual por la Covid.

FLUJOS MIGRATORIOS

   Los flujos migratorios prácticamente dejaron de funcionar entre marzo y junio y a partir de este mes los registros recuperaron una cierta normalidad; desde entonces hasta octubre ha habido un cambio de tendencia en la ciudad: la emigración ha aumentado un 8%, mientras que la inmigración ha bajado un 43,7%; en cifras absolutas, han emigrado 28.152 personas y han llegado 23.496 inmigrantes.

   Respecto a la emigración, se ha incrementado significativamente la preferencia hacia municipios con poca población y fuera del área metropolitana, concretamente en municipios de menos de 5.000 habitantes de las cuatro provincias catalanas.

   Algunos de los municipios en los que se ha detectado un comportamiento migratorio atípico significativo son l'Escala (Girona), Sant Pol de Mar (Barcelona) o Roda de Berà (Tarragona) --de un marcado perfil turístico o de segunda residencia--, pero también otros lugares residenciales como Sant Adrià del Besòs o Sant Cugat del Vallès (Barcelona).

   Esta migración dentro de Catalunya parece protagonizada por personas que han dejado Barcelona para ir a vivir a otra residencia o en la casa familiar, ya que el confinamiento y las restricciones en la movilidad intermunicipal se han aliado con la expansión del teletrabajo, la educación a distancia o las compras por internet, que han facilitado a las personas replantearse su empadronamiento.

   El consistorio apunta que esto no implica que dejen de vivir realmente en la ciudad, sino que "la facilidad para trabajar y disfrutar del ocio a distancia alimenta un uso muy fluido entre la ciudad y el municipio pequeño de la segunda residencia".