Brufau advierte de la compleja situación de Ucrania y sus posibles consecuencias

Actualizado 30/05/2014 21:40:12 CET
El presidente de Repsol A.Brufau
EUROPA PRESS

SITGES (BARCELONA), 30 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Repsol, Antoni Brufau, ha destacado este viernes la complejidad de la situación actual de Ucrania, y ha considerado que, si Rusia decide cortar el suministro energético, sería negativo para sí misma pero también para Europa.

"Para Rusia, porque depende las exportaciones de hidrocarburos de Europa, y para Europa, porque el 30% de sus importaciones vienen de Rusia", ha advertido durante la XXX Reunión Anual del Círculo de Economía que se celebra en Sitges.

Brufau ha dicho que, si Rusia cierra el gas de Ucrania, la mitad del gas de Europa dejaría de fluir y el viejo continente entraría en crisis, y ha constatado que "Rusia quiere aparecer frente a Europa como el gran proveedor de energía".

Para él, Ucrania es una batalla política entre Rusia, Europa y Asia, "y al final de todo es una posición de fuerza de Rusia frente a Europa para demostrar que tiene la llave de las materias primeras, como en petróleo, gas y uranio, para llegar a acuerdos distintos a los de proveedor-cliente", por lo que ha interpretado que en estas circunstancias, Ucrania es, desde este punto de vista, "un desastre de país".

EUROPA

Tras señalar que Europa no tiene un mercado único de energía, ha asegurado que, desde la óptica europea, la crisis de Rusia o de cualquier otro país debería abordarse con una perspectiva interna, incrementando la producción de hidrocarburos, las reservas estratégicas, implementado las interconexiones de gaseoductos y reabriendo el debate nuclear: "Europa debería establecer una estrategia conjunta y asumir un coste conjunto".

Desde una perspectiva externa, ha apuntado que actualmente el poder está en la venta, en el suministrador de energía, y no en la compra, aunque la estrategia a seguir no puede depender de un Estado soberano.

ESPAÑA

En cuanto a España, que tiene siete plantas de regasificación, ha dicho que es una "isla modélica en cuanto a infraestructuras de gas y petróleo", y que, si estuviera conectada a Europa, estas plantas podrían trabajar al 100%.

"Cuando veo que miramos al norte de África y no nos pasa nada, a mí me preocupa porque no hay sensibilidad para estabilizar una región tan importante energéticamente para Europa", ha lamentado.

Para leer más