Actualizado 10/01/2016 22:52 CET

Carles Puigdemont, nuevo presidente de Generalitat con 62 votos de JxSí y 8 de la CUP

Carles Puigdemont y Artur Mas se abrazan en el pleno de investidura
EUROPA PRESS

Dos anticapitalistas se abstienen y el resto de la oposición vota 'no'

BARCELONA, 10 (EUROPA PRESS)

El alcalde de Girona y líder de la AMI, Carles Puigdemont, ha sido investido este domingo presidente de la Generalitat número 130, con los votos a favor de los 62 diputados de JxSí y 8 de la CUP --los otros dos miembros de la CUP se han abstenido: Gabriela Serra y Josep Manel Busqueta-- y 63 en contra: C's, PSC, PP y SíQueEsPot.

El recuento de votos que certifican a Puigdemont como presidente ha acabado a las 21.46 horas, y la votación se ha producido cerca del límite máximo permitido: por ley debía ser investido antes de la medianoche de este domingo al lunes.

Ahora, la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, deberá comunicar la decisión al Rey para que lo nombre presidente de la Generalitat; mientras, este lunes Puigdemont dejará la Alcaldía de Girona, y deberá tomar posesión de su nuevo cargo en un máximo de cinco días.

Después de que Forcadell haya anunciado el resultado de la votación, Puigdemont ha recibido un largo aplauso de la parte izquierda del hemiciclo, ocupada por JxSí y la CUP, mientras que la derecha se ha mantenido en silencio: C's, PSC, PP y SíQueEsPot.

La primera reacción de Puigdemont ha sido irse a abrazar al expresidente de la Generalitat Artur Mas, y después ha estrechado algunas manos como la de Anna Gabriel (CUP); Jordi Turull, Oriol Junqueras, Marta Rovira, Raül Romeva y Eduardo Reyes (JxSí).

'IN EXTREMIS'

La legislatura en Cataluña empieza con un acuerdo 'in extremis' entre JxSí y la CUP y con una decisión con la que apenas dos días nadie contaba: Mas ha renunciado a ser presidente y cede el testigo a Puigdemont.

La retirada de Mas satisface a los anticapitalistas, que siempre se habían negado a investirle, pero a cambio la CUP se compromete no solo a facilitar la investidura, sino a dar estabilidad al Govern de JxSí para aprobar los proyectos legislativos de la Cámara.

Esto supone aprobar los presupuestos de 2016, además de las leyes que los partidos soberanistas quieren impulsar para hacer realidad la independencia como la de una hacienda propia, la seguridad social catalana y la de un proceso constituyente.

SALUDOS MAS-CUP

Pese a las discrepancias y reproches cruzados de los últimos días entre Mas y la CUP, los diputados anticapitalistas --también miembros de otras formaciones-- se han acercado a estrechar la mano a Mas, Puigdemont y a Carme Forcadell al finalizar el pleno.

Puigdemont ha recalcado que asume punto por punto el programa que Mas hubiera aplicado si hubiera sido él el presidente: culminar el proceso soberanista y en paralelo situar como prioridades el empleo y un plan de choque social.

También ha manifestado su voluntad de aplicar la resolución independentista aprobada el 9 de noviembre, que fue anulada luego por el TC: "No podemos mirar hacia otro lado. La declaración del Parlament abría el proceso constituyente y ahora ya no podemos dejarlo a un lado".

Para leer más