Actualizado 19/10/2012 14:49 CET

Un centenar de colegios municipales piden la dimisión de Gerard Ardanuy

A.Duran, R.Ojeda y X.Agulló
EUROPA PRESS

BARCELONA, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

Un centenar de guarderías, colegios e institutos del Ayuntamiento de Barcelona han reclamado este viernes la dimisión del concejal de Educación, Gerard Ardanuy, por los recortes educativos que está aplicando el consistorio.

En rueda de prensa, el portavoz de UGT, Albert Duran, ha explicado que los claustros de 83 centros han votado a favor de pedir la dimisión de Ardanuy; siete están pendientes de su aprobación pero tienen mayoría a favor; 33 están pendientes de votación; uno ha votado en contra, y dos no desean pronunciarse al respecto.

Ha puntualizado que el consistorio ha externalizado tres guarderías, ha aumentado la ratio de alumnos y ha eliminado una parte de la paga de verano solamente al personal docente y no al resto de empleados municipales.

También ha lamentado que el Consistorio ha reducido el tiempo de trabajo y sueldo de los interinos, ha prolongado la cobertura de sustituciones docentes, ha descuidado el mantenimiento de los equipamientos y ha contradicho acuerdos tomados en el plenario contra estos recortes.

Aunque una parte de estas medidas corresponden al Real Decreto estatal, Duran ha asegurado que el consistorio podría no haber aplicado las medidas al ser estos colegios de titularidad municipal, y, en cualquier caso, ha reprochado al Ayuntamiento no haber hecho una inversión extra en estas escuelas para paliar los recortes estatales y de la Generalitat.

MARGEN PRESUPUESTARIO

"El Ayuntamiento siempre se ha permitido el lujo de decir que es una ciudad educadora porque hemos sido centros de referencia", ha criticado Duran, que asegura que éste tiene margen presupuestario suficiente para evitar los recortes.

Según el portavoz de CC.OO, Xavi Agulló, estos recortes ya están teniendo consecuencias en los colegios, donde de manera generalizada se ha dejado de hacer el mantenimiento preventivo: "Si el techo no se cae, no viene nadie".

Duran ha añadido que ya en el mes de marzo, los directores escolares no avisaban a nadie para reparaciones en los colegios "porque sabían que no llegaría nadie por el agotamiento del presupuesto".