Publicado 02/03/2019 12:08CET

Colectivos feministas catalanes llaman a la huelga el 8M: "Ni un paso atrás"

(Archivo) Manifestación De 2017 En Barcelona Por El Día De La Mujer
EUROPA PRESS - Archivo

El manifiesto reclama el fin del patriarcado y la libertad de las "presas políticas"

BARCELONA, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

Colectivos feministas agrupados en el movimiento Vaga Feminista han llamado a la huelga el próximo 8 de marzo, Día de la Mujer Trabajadora, con el lema 'Ni un paso atrás': "Contra las reacciones patriarcales ante el avance de las mujeres en la consecución de nuestros derechos", según el manifiesto, recogido por Europa Press.

En el texto han llamado a plantar cara desde el feminismo a la derecha y la extrema derecha y su "orden patriarcal, racista, colonizador, capitalista y depredador de la vida" en el planeta, para proponer otra forma de ver, entender y estar en el mundo.

Una manifestación recorrerá Barcelona el viernes 8 a partir de las 18.30 horas, y una cabecera integrada por mujeres, lesbianas y trans saldrá del cruce de la avenida Gran Vía con Entena, seguida del bloque mixto, que se concentrará en plaza Espanya, y terminará en plaza Catalunya con la lectura de este manifiesto, música y danza.

El manifiesto hace referencia a la larga genealogía de mujeres activistas, sufragistas y sindicalistas que precede al feminismo actual, así como a los millones que el año pasado participaron en la huelga.

"Pero no es suficiente. Nuestras vidas siguen marcadas por las desigualdades, por las violencias machistas, por la precariedad, por las exclusiones sociales y laborales, por los desahucios de las viviendas, por el racismo y la falta de responsabilidad de la sociedad patriarcal y del Estado en los trabajos de cuidados", han deplorado.

Reclama el fin de las violencias machistas, de la LGTBIfobia, de la patologización de la salud femenina, de la violencia institucional y la actual "política judicial", así como acabar con la represión, la discriminación laboral, la explotación neoliberal del planeta, la educación sexista, el racismo y el tráfico y la explotación sexual.

Han reclamado poner fin a las violencias machistas --cotidianas e invisibilizadas-- con políticas públicas, recursos y medios suficientes en el sistema de protección y recuperación, y han lamentado la actual LGTBIfobia "social, institucional y laboral".

"Basta de injerencias en las decisiones sobre nuestros cuerpos. Exigimos ser protagonistas de nuestra salud y de nuestros cuerpos, sin ningún tipo de presión estética. Nuestros cuerpos no son mercancías ni objetos", han sostenido, exigiendo la desmedicalización de circunstancias y emociones, así como la despenalización del aborto.

"LIBERTAD DE LAS PRESAS POLÍTICAS"

También ven necesario el fin de la violencia institucional contra las libertades, recordando: "En Catalunya, desde el 1 de octubre --de 2017-- sufrimos la represión de una política judicial, que criminaliza a las personas por sus ideas. Las feministas siempre hemos estado comprometidas con las libertades y en la defensa de los derechos" de los pueblos.

"Exigimos la libertad de las presas políticas y exiliadas", además de rechazar la criminalización de acciones no-violentas y de protesta social, además de lamentar la justicia patriarcal, que ven heredera del franquismo.

"Somos las que generamos, reproducimos y sostenemos la vida. Y normalmente se invisibiliza el valor social de estas aportaciones que hacemos las mujeres mayoritariamente", han deplorado, a sabiendas de que es una organización social que representa una trampa cómplice e imprescindible en el desarrollo del capitalismo.

También reclaman acabar con la discriminación salarial y de pensiones, el menosprecio y el acoso sexual en el ámbito laboral que sufren las mujeres, más afectadas por la pobreza que los hombres, y entre otras medidas han reclamado el "pleno reconocimiento de los derechos de ciudadanía y de los derechos laborales de las trabajadoras sexuales".

Para leer más