Collboni se compromete a plantear a Sánchez un plan para Barcelona en 100 días si es alcalde

David Zorrakino/Europa Press
Publicado 02/05/2019 16:26:13CET

   Pide un 'cara a cara' con Maragall y descarta pactar con él o con Colau si gana las municipales

   BARCELONA, 2 May. (EUROPA PRESS) -

   El alcaldable del PSC en Barcelona, Jaume Collboni, se ha comprometido este jueves a pedir una reunión con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para plantearle una "agenda Barcelona" que fije las prioridades de la ciudad, en los primeros 100 días después de las elecciones municipales si las gana.

   En ese caso, "el alcalde tendrá un aliado en la Moncloa", que será fundamental para asumir los retos de futuro de la ciudad, en ámbitos como infraestructuras y vivienda; la cocapitalidad cultural de Barcelona, y la Expo 2030 que él propone, ha detallado en el foro Barcelona Tribuna, al que han asistido los exalcaldes Narcís Serra, Joan Clos y Jordi Hereu; el expresidente del Govern José Montilla, y el primer secretario del PSC, Miquel Iceta.

   "El PSC es la única opción que permite que Barcelona pueda hacer tándem con las políticas progresistas que debe desarrollar el Gobierno de Pedro Sánchez", ha avisado, y ha recalcado que un acuerdo en este sentido conviene a Barcelona pero también a España, porque lo que es bueno para la ciudad también lo es para Catalunya y el resto del Estado, según él.

   Ha defendido que Barcelona necesita un gobierno fuerte pero ha descartado pactar con comuns y con ERC, porque lo que quiere es que el PSC gane con la fuerza suficiente para configurar un ejecutivo estable, y avanzar mediante "acuerdos programáticos y de entendimiento con los grupos políticos que estén dispuestos a hacerlo".

   Ha rechazado pactar con los comuns y su candidata, la alcaldesa, Ada Colau: "Tenemos que pasar página de la etapa Colau", en la que no confía en el ámbito de los acuerdos, porque expulsó a los socialistas del ejecutivo --por su apoyo al artículo 155 de la Constitución--, por lo que la credibilidad que le da en materia de pactos es cero, ha dicho.

   Sobre si podría pactar con ERC, ha resaltado que mantienen muchas diferencias pero que la clave está en que quieren supeditar la ciudad al independentismo, según él: "Es obvio que es imposible que pactemos con los que quieren poner Barcelona bajo el proceso independentista", y ha dicho que no importa si el candidato, Ernest Maragall, es exsocialista, porque lo que rechazan es el proyecto.

   Ha anunciado que han dirigido una carta al equipo de campaña de Maragall para ofrecerle un debate 'cara a cara', y ha resaltado que los resultados de las elecciones generales de este domingo --en las que ERC fue la más votada en la ciudad, seguida de cerca por el PSC-- mostraron que las municipales irán sobre más proceso independentista o sobre Barcelona.

   Cree que a Barcelona le ha ido bien cuando ha tenido un alcalde socialista, y ha asegurado: "Estoy esperanzado, porque estoy convencido de que en 25 días volveremos a tener un alcalde socialista en Barcelona", ha dicho que las elecciones generales abren una etapa de diálogo y moderación en la política española.

   Con los comicios, los electores rechazaron "una propuesta radical y polarizada que planteaban las derechas", y lanzaron un mensaje claro de pragmatismo y moderación y un mandato por el diálogo y el entendimiento entre fuerzas políticas, según Collboni, que cree que los socialistas generarán el clima necesario para abordar el problema territorial, en sus palabras.

BARCELONA, "ANTÍDOTO" DEL PROCESO

   "Quiero ser un alcalde que pase página de estos años del proceso independentista. Barcelona se puede convertir en un auténtico antídoto contra las consecuencias del proceso sobre la convivencia y la economía", ha sostenido el alcaldable.

   En su opinión, Barcelona ha carecido de liderazgos fuertes y con capacidad de establecer acuerdos estables en los dos últimos mandatos, y ha asegurado que su equipo es capaz de "tejer nuevas alianzas", no sólo políticas, sino con la sociedad, cogobernando con la ciudad real de Barcelona.

   "Los socialistas hemos vuelto", ha proclamado --aunque ha matizado que nunca se habían ido del todo--, y ha apostado por un salario mínimo en la ciudad de 1.200 euros; por un plan que favorezca la actividad económica --llamado Barcelona Fàcil--, por un pacto por el conocimiento, y por reorientar el modelo turístico para captar visitantes de calidad, entre otras medidas.

Contador