Las comadronas constatan "normalidad" en la entrada en vigor de la ley en Catalunya

Actualizado 05/07/2010 20:53:22 CET

El 48% de las mujeres ya consultaba a su ginecólogo y comadrona antes de ir a una clínica privada

BARCELONA, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Sociedad Catalana de Comadronas, Cristina Martínez, ha constatado "normalidad" en Catalunya en el primer día de entrada en vigor de la Ley de Reproducción Asistida y Sexual e Interrupción del Embarazo.

En declaraciones a Europa Press, ha explicado que "varias mujeres" han acudido este lunes a puntos de atención sexual y reproductiva para ser derivadas a clínicas privadas autorizadas, donde les será practicada la intervención a costa de un importe, que después reembolsará a la mujer el Servicio Catalán de la Salud (CatSalut).

"Han venido varias mujeres a puntos de Barcelona y Tarragona", ha declarado tener constancia Martínez, quien ha revelado que en los puntos de atención sexual se les ha entregado también documentación sobre las posibilidades a seguir y la nueva normativa.

Oficialmente, las mujeres reciben un sobre con documentación sobre las ayudas del Gobierno en materia de maternidad, y también las vías posibles, a seguir en la misma clínica donde les será practicada la intervención --es por norma--, y éstas tienen la obligación de reflexionar durante tres días su decisión.

En Catalunya, hay 42 unidades de atención sexual y reproductiva (ASSIR) que prestan atención en un total de 376 puntos, repartidos en la mayoría de CAP del territorio, donde suele haber ginecólogos y comadronas.

Pese a que la mayor parte de abortos se producen en la red privada, el 97 por ciento en Catalunya, el 48 por ciento de las mujeres que quieren abortar consultan a ginecólogos y comadronas del sistema público, antes de acudir a una clínica privada.

Según ha detallado Martínez, las mujeres acuden a uno de los 376 puntos de atención sexual y reproductiva repartidos en los Centros de Atención Primaria (CAP) catalanes "para informarse, explicar su situación y buscar un apoyo psicoemocional".

Martínez ha resaltado la importancia de "asegurar la confidencialidad" de las mujeres que acuden a abortar en la red pública catalana, debido al circuito que deben seguir a partir de hoy.

Con todo, ha valorado positivamente la dispensación en farmacias de la píldora abortiva en los CAP a partir de enero para las gestaciones de menos de siete semanas.