Actualizado 14/07/2013 14:11 CET

Creu Roja atiende a un 10% más de niños de lo previsto en la campaña alimentaria

Niño comiendo en una escuela catalana, beca comedor
Foto: CREU ROJA CATALUNYA

Se muestra "muy satisfecha" del funcionamiento de esta iniciativa pionera

   BARCELONA, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Creu Roja de Catalunya está garantizando este verano cobertura alimentaria a un total de 1.100 niños catalanes cuyas familias no pueden garantizarles el sustento diario, un 10% más de lo previsto en la planificación de la campaña de emergencia.

   Ésta arrancó el 22 de junio y finalizará el 11 de septiembre, periodo en que los pequeños no pueden beneficiarse de una beca comedor en la escuela.

   Lo ha explicado a Europa Press el coordinador de Creu Roja de Catalunya, Enric Morist, que ha concretado que la entidad humanitaria ha tenido que atender a un centenar de casos sobrevenidos de niños "en situación enormemente vulnerable", lo que ha obligado a ampliar el presupuesto de la campaña de emergencia hasta los 230.000 euros, íntegramente financiados con fondos propios.  

   Las familias de los pequeños de 3 a 12 años que reciben la ayuda de este programa --que desconocen ser beneficiaros bajo la máxima de "preservar su dignidad"-- deben tener unos ingresos inferiores al indicador público de renta de efectos múltiples (Iprem), equivalente a unos 530 euros mensuales de base y 125 euros más por hijo.

   "No podemos atender a todo el mundo, lo que nos obliga a poner este límite. Lamentablemente nos hartamos de decir que no", ha afirmado Morist, que ha subrayado que los pequeños atendidos con este programa tienen importantes carencias básicas, fruto del empobrecimiento de sus familias, ahogadas por el pago de la hipoteca y las facturas.  

   Ha revelado que los beneficiarios pertenecen a 121 municipios catalanes distintos: "La pobreza ya no es algo enquistado. Ya es un tema transversal. Tenemos a niños de 270 escuelas distintas", asegura.

TARJETA MONEDERO

   Morist se ha mostrado "muy satisfecho" por el funcionamiento que de momento está demostrando esta iniciativa pionera, que permite que las familias de los pequeños tengan una tarjeta monedero que se puede utilizar de forma autónoma en los supermercados de la cadena 'Bon Àrea'.

   La tarjeta permite gastar un total de 22 euros por semana y niño en productos frescos, un apoyo alimentario que se complementa con el reparto por parte de la entidad humanitaria de productos secos, leche de continuidad para bebés y pañales.

   La lista de productos que se reparten se basa en los criterios de una cesta de alimentación básica familiar confeccionada con el apoyo de la Agencia de Salud Pública de Catalunya, que también ha contribuido a elaborar un recetario con consejos sobre cómo hacer una compra equilibrada y mantener una dieta saludable.

   De este modo, la comida llega a los niños que durante el curso se benefician de una beca comedor de Cruz Roja, pero también a sus familiares: "A cuánta más gente podamos ayudar mejor. Queremos que los niños coman en un entorno normalizado, que es en su casa, con su familia".  

MÁS DE 86.000 NIÑOS

   En 2012, Creu Roja de Catalunya atendió a más de 86.000 menores en riesgo de exclusión social a través de ayuda humanitaria directa y de proyectos de lucha contra la pobreza.

   El 73% de las familias que atiende la entidad no puede garantizar una alimentación saludable a sus hijos en casa, por lo que las becas comedor son un elemento imprescindible para garantizarles un sustento.