Daniel Arasa repasa en un libro 100 juicios sumarísimos del franquismo en Tortosa tras la Guerra Civil

Actualizado 26/11/2019 13:50:55 CET
El periodista Daniel Arasa y autor de '100 Consells de Guerra', en una foto de archivo.
El periodista Daniel Arasa y autor de '100 Consells de Guerra', en una foto de archivo. - GEC - Archivo

TARRAGONA, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

El periodista y escritor Daniel Arasa ha publicado '100 Consells de Guerra. Vol.I' (editorial Gregal), un libro en el que repasa 100 de los 889 juicios que tuvieron lugar en Tortosa (Tarragona) durante la represión franquista tras la Guerra Civil, en procedimientos sumarísimos que en muchos casos terminaron con condenas a muerte o larguísimas penas de cárcel.

El libro aborda "a fondo uno de los aspectos a la vez más oscuros y más manipulados de la Guerra Civil y de sus consecuencias, el de la represión", explica el autor, y pretende dar a conocer las historias concretas de las personas que tuvieron algún papel en esos episodios.

Arasa reconoce que '100 Consells de Guera' es "un libro que puede abrir heridas" pero considera que es necesario conocer los hechos, incluso cuando gustaría que no hubiesen ocurrido, para abrir el camino hacia el perdón y la reconciliación.

"Apostar por la paz significa no silenciar la verdad, y más cuando ya ha pasado tanto tiempo y ninguno de los protagonistas puede salir directamente perjudicado", explica el periodista, que asegura que él mismo vivió en su familia cómo durante décadas se evitó toda conversación sobre la Guerra Civil.

UN RELATO "DOCUMENTAL"

Entre 2016 y 2018, Arasa ha estudiado los archivos del Tribunal Militar Territorial Tercero, en Barcelona, y en el Tribunal Militar Territorial Primero, en Madrid, y ha seleccionado los juicios sumarios más relevantes, como los del alcalde de Tortosa Josep Rodríguez Martínez y de milicianos, miembros de sindicatos y simpatizantes de organizaciones de izquierdas.

El resultado es un relato "documental, descriptivo, alejado totalmente de la subjetividad" y no emocional, que se nutre de documentos que dan fe de las denuncias, declaraciones de testigos, informes policiales, documentos de la defensa e informes sobre episodios de la guerra.

A estos efectos, el autor recuerda que "en los dos bandos salieron delatores y asesinos" y que muchas personas no pudieron escoger dónde estar en una zona, Tortosa, que fue una de las áreas de Catalunya con un porcentaje más alto de personas asesinadas en las persecuciones de anarquistas o comunistas y una de las principales afectadas por la Batalla del Ebro.

A través de los procesos, el autor expone los mecanismos de represión del régimen franquista, que se concretaron en los juicios sumarísimos y consejos de guerra y su "justicia al revés", pero también en listas de adeptos a la República, de confidentes y delatores, y del cuerpo de seguridad de Servicio de Capturas.

Más importante que la memoria histórica --dice el autor-- es la verdad histórica: "Investigar la Guerra Civil no es guerracivilismo. Lo es utilizarla como un arma contra los otros, dividir entre buenos y malos, aprovecharlo con finalidades partidistas actuales o incluso blanquear un pasado que no siempre es presentable".

Contador