Descubre el nuevo libro de Anna Tortajada 'Lili i Marlene'

Publicado 11/05/2015 12:45:16CET
Anna Tortajada, autora de la novela 'Lili i Marlene' (Columna)
EUROPA PRESS

BARCELONA, 11 May. (EUROPA PRESS) -

La autora Anna Tortajada reivindica en su nueva novela 'Lili i Marlene' (Columna) que en situaciones de maltrato conyugal ambas partes "son cómplices" y que no se puede hablar de víctimas ni verdugos.

"Estaba muy harta de víctimas y culpables. En el maltrato son dos personas desgraciadas incapaces de tirar adelante una relación", ha dicho este lunes en rueda de prensa la autora, que ha eliminado la palabra 'culpable' de su vocabulario.

En la novela, las dos niñas Lili y Marlene asisten en primera fila a la evolución de la relación de pareja entre su madre, una profesora, y su pareja con "una mirada limpia", de la que Tortajada se ha servido para no juzgar y tejer la historia sin adjetivos.

Para ella, "nadie puede atreverse a poner adjetivos en una relación donde todos son cómplices, y donde se juntan estructuras enfermizas que se complementan una a la otra", y como contraposición, un entorno social y mediático de sobreprotección que no va a la raíz del problema.

Ha lamentado que hay muchos prejuicios y etiquetas instalados en la sociedad: "No hay nada bueno ni malo", ha reivindicado la autora, convencida de que cada persona tiene una responsabilidad sobre su vida, lejos de la concepción infantilizada de una sociedad que delega sus funciones en la administración.

LAS RELACIONES DE PAREJA, UNA PERVERSIÓN

Tortajada ha apuntado que las relaciones de pareja son, en general, una perversión, ya que en pocos casos dos personas completas se complementan, y más bien en la mayoría se busca "tirar la mierda al patio del otro y apoyarse a él como una muleta", algo que en el caso de las relaciones de maltrato pasa por una total dependencia y adicción.

Con el fin de no crear estereotipos, el nombre de la pareja no es masculino ni femenino, ya que el maltrato "es universal" y ocurre igual en parejas heterosexuales y homosexuales, y también entre amigos y padres e hijos.

No se trata de una novela autobiográfica y tampoco es "el manual de la maltratada", sino que versa sobre las relaciones insanas entre personas, donde una es dominante y la otra la sometida, y es necesario ir a la raíz.

La autora ha defendido que en el fondo del tema hay un trabajo personal que no se está haciendo, porque la solución es poner en la cárcel al supuesto maltratador "pero nadie entra en el fondo de la miseria de la persona que no sabe hacerlo".

A su juicio, las personas que viven en una situación de maltrato deben plantearse cuestiones como '¿qué estoy haciendo para merecer esto?', y entender qué parte del problema viene de su forma de ver el mundo; igual que la parte maltratadora, que está condicionada por una serie de circunstancias, como el miedo sublimado a través de la agresividad, ha explicado.

Para Tortajada, "se trata de personas que han juntado su miserias", pero que también pueden decidir otros caminos: "Estamos a tiempo de actuar y no hacemos nada, solamente cosas súper teóricas y charlas 'súpermegaintelectuales' o condenatorias".