El escritor Juan Martín Salamanca recrea la Barcelona del siglo XVIII en una novela

El escritor Juan Martín Salamanca
EUROPA PRESS
Actualizado 17/05/2014 11:59:44 CET

Presenta sus nuevas novelas en Barcelona el 23 de mayor

BARCELONA, 17 May. (EUROPA PRESS) -

El escritor vallisoletano Juan Martín Salamanca presentará el 23 de mayo a las 19.30 horas en Casa del Llibre de Passeig de Gràcia de Barcelona sus dos nuevas novelas: 'La Confesión del Embajador' y 'El embrujo de Lilit', que van desde el género histórico hasta el erótico en dos relatos ambientados respectivamente en la Italia del siglo XVII y en la Barcelona del XVIII.

En la presentación, Martín Salamanca estará acompañado por el también escritor catalán afincado en Zaragoza Jordi Siracusa.

En concreto, 'El embrujo de Lilit' narra las aventuras del conde Eligio Ganganelli, un aristócrata italiano expulsado de Nápoles por seducir a la reina Carolina de Austria que llega a la capital catalana dispuesto a disfrutar de múltiples romances con damas de la próspera burguesía catalana, enriquecida por el recién liberalizado comercio con las colonias españolas del Nuevo Mundo.

Sin embargo, en el camino del conde se cruzará un enigmático personaje capaz de embrujar tanto a hombres como a mujeres, una seductora dama conocida como Lilit que amenazará con desbaratar todo su mundo y confrontará la capacidad de seducción del hombre frente a la de la mujer.

Así, el relato de Martín Salamanca recupera el mito de Lilit, la primera mujer en el Paraíso que abandonó a Adán y se entregó a la lujuria junto a las costas del Mar Rojo para convertirse a su vez en un símbolo del feminismo por su negativa a someterse a los designios del hombre.

Todo ello, sazonado con la presencia de uno de los galanes más famosos de la historia, el veneciano Giacomo Casanova, y con Barcelona y una masía aristocrática en el Vallés como escenarios fundamentales.

Para Martín Salamanca, el mayor reto de esta novela que inaugura la colección 'La mirada de los hombres en la novela erótica', de Éride Ediciones, ha sido escribir algo con lo que se sientan identificadas las mujeres, "tradicionalmente más lectoras de este género", pero que a la vez guste a los hombres, los cuales suelen buscar otras fórmulas de erotismo más explícito que el relato literario.

Así, el autor ha insistido en que la novela busca "romper estereotipos" y ha reconocido el carácter terapéutico que este tipo de literatura puede aportar "tanto para el lector como para el autor", ya que permite bucear en el subconsciente de cada uno sin los tabúes que impone la sociedad, gracias a la intimidad que ofrece la lectura.

'LA CONFESIÓN DEL EMBAJADOR'

Por su parte, en 'La Confesión del Embajador', Martín Salamanca se aleja del género erótico y se zambulle plenamente en el histórico para profundizar en el conflicto que afectó a prácticamente todo el norte de Italia entre 1628 y 1631 y en el que la monarquía de Felipe IV tomó partido por uno de los contendientes, lo que la enfrentó a la emergente Francia, que apoyaba al otro bando.

Asimismo, la guerra estuvo acompañada de una epidemia de peste que causó una enorme mortandad en la mitad septentrional del país transalpino.

Según algunas estimaciones, las muertes rondaron las 45.000 en Venecia, las 65.000 en Milán --la mitad del total de vecinos--, las 7.000 en Florencia, las 15.000 en Bolonia, las 19.000 en Padua, las 29.000 en Mantua, las 18.000 en Brescia o las 8.000 en Turín.

La obra está contada en primera persona por Guillermo Mercader, un ficticio embajador español que ocupa el puesto dejado vacante en la Cancillería española en el ducado de Saboya por Martín de Axpe y retomado en 1632 por Francisco de Melo, ambos personajes históricos.

Con un importante estigma familiar relacionado con la piratería, Mercader logra medrar en los círculos del conde-duque de Olivares, hombre fuerte del Gobierno español de la época, hasta el punto de que éste lo envía a la capital saboyana, Turín, para representar a la Corona ante el duque Carlos Manuel I, el cual participará también en la guerra de Mantua y cambiará de bando en varias ocasiones.

Para servir a la Monarquía Hispánica, el flamante embajador habrá de desempeñar también la tarea de espía, para lo que se servirá de su enorme habilidad como seductor.

Así, su romance con la nuera de Carlos Manuel I, a su vez hermana del rey Luis XIII de Francia y de la reina consorte de España, le permitirá obtener información sensible con la que contribuir a la victoria ibérica.

PARALELISMOS CON DON JUAN

Como ha señalado el autor en declaraciones realizadas a Europa Press, esa obsesión de Guillermo Mercader por seducir mujeres responde "al deseo de olvidar un viejo amor frustrado", una idea que, a juicio del autor, era el impulso que motivaba al celebérrimo personaje literario Don Juan Tenorio, una comparación a la que el propio protagonista de 'La Confesión del Embajador' deberá enfrentarse por culpa del éxito que en aquella época tuvo 'El burlador de Sevilla', obra atribuida a Tirso de Molina.

Este análisis psicológico del mito del galanteador y libertino español del Siglo de Oro, con sus correspondientes lances amorosos como acompañamiento, constituye una de las claves de la novela, a juicio de Martín Salamanca, junto con las intrigas políticas propias de aquel periodo histórico en el que Francia, España y el Sacro Imperio utilizaron "por enésima vez" el territorio italiano como "tapete de juego" para "decidir la hegemonía europea".

Los tejemanejes del duque de Saboya y de Francia harán que la trama salga de Turín y Mantua y viaje a otros lugares de la geografía itálica como Milán, Venecia, Florencia, Roma, Mantua o Cherasco, pero también por diferentes ciudades del viejo continente entre las que se encuentran Viena, Ratisbona o Estocolmo.

Asimismo, la novela toma como personajes a relevantes figuras históricas de la época como el cardenal Richelieu, el Papa Urbano VIII, Julio Mazarino, el conde-duque de Olivares o el general Ambrosio Espínola.

'La Confesión del Embajador' supone el segundo trabajo del joven escritor vallisoletano tras 'En busca del hogar'.

Precisamente, el autor ha puntualizado que, si bien se trata de dos relatos "independientes" y que, por tanto, "se pueden leer de forma individual", sí tienen nexos de unión que hacen que "algunas incógnitas que la primera dejaba pendientes se resuelvan en la segunda", por lo que ha animado a todos los lectores de 'En busca del hogar' a "zambullirse" en las páginas de su nueva novela.

Nacido en Valladolid en 1988, Juan Martín Salamanca es licenciado en Periodismo, titulación que estudió en la capital del Pisuerga y en la ciudad italiana de Turín.

En 2011 publicó 'En busca del hogar', mientras que en 2013 fue finalista del I Certamen de Relato Joven 'Café Teatro Zorrilla' por su relato 'El huerto del Isidro' y ganó el Premio Tardis de Novela Interactiva por 'Jaqueca'.

Asimismo, es uno de los nueve padrinos de los clubes de lectura de las bibliotecas municipales de Valladolid y miembro del colectivo literario 'Los perros del coloquio'.