Publicado 25/01/2021 13:39CET

Fiscalía pide prisión por el ataque al centro de menores migrantes del Masnou (Barcelona) en 2019

Unas 300 personas se manifiestan en El Masnou contra atques racistas a menores migrados
Unas 300 personas se manifiestan en El Masnou contra atques racistas a menores migrados - CUP MASNOU - Archivo

   Reclama hasta cuatro años de cárcel y multas de hasta 3.600 euros

   BARCELONA, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

   La Fiscalía de Barcelona ha reclamado condenar a nueve personas a penas de hasta cuatro años y un mes de prisión por el ataque al centro de menores migrantes del Masnou (Barcelona) el 4 de julio de 2019.

   El escrito de acusación, consultado por Europa Press, recuerda que esa tarde coincidieron una protesta a favor de los menores migrante y otra en contra de que el centro de acogida para menores extranjeros siguiera en el municipio, a la que asistieron unas 50 personas.

   Los nueve acusados estaban en la protesta contraria al centro de menores gritaron consignas como 'Vamos a por ellos', 'Moros de mierda', 'Vamos a quemar el albergue', y 'Os vamos a matar', que el fiscal califica como "expresiones con un claro desprecio y animadversión al origen nacional de los menores".

   Se activó a patrullas de orden público "debido al nivel de confrontación entre ambos grupos", y los agentes hicieron dos líneas policiales para separar las dos concentraciones.

   Uno de los acusados saltó el cordón policial, y con un megáfono daba instrucciones a los concentrados en contra de los migrantes "promoviendo que los allí concentrados se dirigieran al albergue" gritando 'Hoy los echamos, vamos al centro, a por ellos'.

   Cuatro de los acusados fueron hacia el centro de menores haciendo el saludo fascista, y dos aprovecharon para entrar siguiendo a un integrador social del centro y "con ánimo de menospreciar y humillar su origen nacional, le gritaron 'moro de mierda', 'vete a tu país'.

   Le cogieron por la mochila que llevaba hasta que cayó al suelo y le dieron patadas y golpes por todo el cuerpo, y mientras tanto entraron más personas al centro de menores y lanzaron objetos al vigilante de seguridad.

"CAMPAÑA DE INTOLERANCIA"

   El fiscal considera que los acusados "participaron en estas acciones en el ámbito de una campaña de intolerancia contra los menores migrantes no acompañados que se había fraguado en las redes sociales, actuando movidos por el desprecio que sentían hacia los menores migrantes y con evidente voluntad de ofender su dignidad", gritando consignas en contra de su presencia en la localidad.

   Los acusados, junto a otras personas que no han sido identificadas, lanzaron "numerosas piedras y otros objetos contundentes de forma violenta contra los menores, el personal del albergue y contra los policías" que acudieron.

   Esto causó "un clima de angustia, zozobra y pánico en los residentes en dicho centro, entre ellos numerosos menores de edad, que escuchaban las consignas, temiendo que pudieran acceder al interior del albergue dada la agresividad de los manifestantes", que les generó inseguridad y miedo.

   El escrito del fiscal resalta que "actuaron por el desprecio y la animadversión que sienten al origen nacional de los menores", y ve los delitos de incitación al odio o la discriminación por motivos de origen nacional; tres delitos de atentado; un delito leve de lesiones; cinco delitos de resistencia y cuatro delito leves de daños.

   Por eso, reclama penas de prisión de entre cuatro años y un mes y dos años y dos meses, pide imponerles una orden de alejamiento de 300 metros del albergue y multas de entre 2.700 y 3.600 euros.

Para leer más