El Govern ve incompatible el complejo del Barça en Viladecans con la conservación del Llobregat

Actualizado 27/08/2010 20:03:00 CET

El parque temático proyectado por Laporta no cuenta con el apoyo de la actual Directiva

BARCELONA, 27 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Conselleria de Medio Ambiente de la Generalitat ha advertido en un informe que el proyecto de parque temático del FC Barcelona en Viladecans (Barcelona), planificado conjuntamente con el Ayuntamiento de la localidad, "no es compatible" con la preservación del Delta del Llobregat, al ser ésta una zona de "gran sensibilidad ambiental" rodeada de espacios naturales protegidos.

El informe, al que ha tenido acceso Europa Press, asegura que la modificación del plan general metropolitano (PGM) para recalificar el frente litoral prevé la urbanización de un sector con un "riesgo de inundación extremadamente alto", por ubicarse en un delta en el que confluyen diversos cursos fluviales, al mismo tiempo que la edificación y la consiguiente impermeabilización del suelo podría dificultar la recarga del acuífero de la zona protegida.

El proyecto, que fue presentado el año pasado por el entonces presidente del FC Barcelona, Joan Laporta, y el mismo Ayuntamiento de Viladecans, contaba con la oposición frontal de diversas entidades ecologistas y de defensa del territorio como Depana, Ecologistas en Acción y la plataforma Salvem Oliveretes, además del rechazo de la actual Junta Directiva del club, presidida por Sandro Rosell.

Los conservacionistas, que habían presentado hasta 30 alegaciones contra el proyecto, han recordado que los humedales del Llobregat son los terceros más importantes de Catalunya y zona de paso de diversas especies de aves migratorias, por lo que han considerado que el informe de Medio Ambiente les da la razón y supone un "gol por toda la escuadra a la especulación urbanística en Viladecans".

El informe de Medio Ambiente detecta "deficiencias" en el análisis ambiental del proyecto de recalificación y precisa que debería incluir "alternativas de emplazamiento" al proyecto del Barça, puesto que es preciso conservar una zona con "numerosas especies de fauna y flora protegidas".

La reserva natural del Delta, sometida a la presión que ejercen infraestructuras como la C-31 de acceso a Barcelona y el Aeropuerto de El Prat, precisa de un conector biológico entre el Remolar-Filipinas y la zona especial de protección de aves (Zepa), por lo que la construcción del macrocomplejo suprime el flanco oeste de la reserva, la única zona hasta hora libre de construcción.

Además, Medio Ambiente asegura que la modificación del PGM generaría un importante impacto en la movilidad que supondría la emisión de 82 toneladas adicionales de dióxido de carbono, y por tanto no se corresponde con las políticas locales impulsadas en materia de cambio climático.

COMERCIOS, HOTELES Y CONCIERTOS

El proyecto presentado por la junta de Laporta, conocido como 'Barça Parc', pretendía la construcción de una zona comercial y hotelera, un pabellón y un estadio preparado para acoger conciertos multitudinarios, y se trataba de una idea "sostenible", especialmente dirigida al socio del club, según explicó en su día el ex presidente.

A cambio de la recalificación de las 30 hectáreas que ocupaba el proyecto, y que el Barça había adquirido pese a ser terrenos de la Xarxa Natura 2000 --según criticaron los vecinos--, el Barça se había comprometido a ceder otras 40 hectáreas a Viladecans, en otra zona diferente que era propiedad del club desde hace décadas.

Medio Ambiente ha explicado que por el momento se encuentra a la espera de que el Ayuntamiento de Viladecans reformule el proyecto e incluya un informe de sostenibilidad ambiental, para poder efectuar así una nueva evaluación.