Hallan residuos de fármacos, plásticos y metales en hortalizas del área metropolitana

Huertos en el área metropolitana de Barcelona
CSIC
Publicado 20/02/2019 14:50:54CET

BARCELONA, 20 Feb. (EUROPA PRESS) -

Científicos del CSIC han encontrado residuos de fármacos, plásticos y metales en hortalizas cultivadas en el área metropolitana de Barcelona, con concentraciones que no suponen un riesgo para la salud, y que varían en función del tipo de hortaliza y no de la fuente de riego.

En el estudio, que publica 'Environment International', los investigadores han analizado la presencia de contaminantes en las partes comestibles de lechugas, tomates, coliflores y habas de tres parcelas seleccionadas.

Han hallado concentraciones que van desde niveles no detectables hasta los 17 miligramos por kilo de peso fresco en el caso de los metales pesados, y hasta 256 microgramos por kilo en el caso de los contaminantes orgánicos.

Según los autores del estudio, los tomates son los que tienen unas concentraciones más elevadas tanto de metales pesados como de contaminantes orgánicos.

"Los niveles medios de contaminantes son bajos y no suponen un riesgo para la salud", según el investigador del CSIC en el Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua y director del trabajo, Maria Bayona.

Los científicos han analizado hasta 33 contaminantes orgánicos y 16 metales pesados, siendo los primeros plaguicidas, tensioactivos, fármacos, retardantes de llama y otros productos de origen industrial que acaban en las aguas residuales y que aparecen en concentraciones bajas, partes por billón o trillón.

En los vegetales, se han detectado 'carbamezapina' (fármaco anticonvulsivo para tratar la epilepsia), el bisfenol A (un plastificante), plomo y fungicidas de uso agrícola como el 'dimetomorf'.

SUELO, RAÍCES Y METABOLISMO

"Aunque en estudios anteriores hemos visto que el agua de riego puede contener una gran diversidad de contaminantes orgánicos, no todos son captados por la planta, ya que hay numerosas barreras que deben atravesar antes de llegar a ella, como el suelo, las raíces y el metabolismo", dice el codirector del estudio y científico del CSIC Víctor Matamoros.

Según Matamoros, el suelo y el microbioma asociado a las raíces juegan un papel muy importante como barrera, degradando e inmovilizando los contaminantes.

Contador

Para leer más