Publicado 01/02/2019 13:17CET

El Hospital Infantil del Vall d'Hebron se empapa de paisajes para orientar a los pacientes

Un paciente pediátrico y su madre esperan en una sala de la Unidad de Fibrosis Q
EUROPA PRESS

Elimina el término "materno" en el Hospital de la Mujer para englobar más circunstancias

BARCELONA, 1 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Hospital Infantil del Vall d'Hebron ha empapado de culturas y paisajes su señalética y ambientación para mejorar la orientación de los pacientes, amenizar la espera en las salas y aumentar el bienestar, incluyendo un enfoque socioeducativo, ha explicado en rueda de prensa este viernes el gerente del Vall d'Hebron, Vicen Martínez.

Además, el anterior Hospital Maternoinfantil se divide en dos: el Infantil y el de la Mujer, que elimina el concepto "materno" que se ceñía a la maternidad --anteriormente había más partos-- y pasa a englobar otras situaciones y patologías, como las oncológicas, de suelo pélvico y la parte previa al parto, ha añadido la subdirectora asistencial, Rocío Cebrián.

El proyecto de ambientación persigue que para los pacientes pediátricos "se reduzcan los miedos y la incertidumbre de no saber a dónde van, ya que el hospital es muy grande, y haciendo que también se pueda convertir en un espacio de juego" y con información de interés para adolescentes, ha detallado la directora de comunicación del campus Vall d'Hebron, Rosa Rom.

Los espacios incluyen culturas europeas, africanas, orientales, norteamericanas, del Ártico, la azteca, grecoromana, hindú, polinesia, egipcia y, finalmente, ambientación espacial, con un código de 17 colores, y por ejemplo podrán verse referencias a los cuentos de Nelson Mandela, y a clásicos europeos como 'El gato con botas'.

También han estado en contacto con personas de las diferentes culturas para explicarlas de una forma que huyera de tópicos y superficialidades, sin herir sensibilidades, y a la vez con información precisa que pueda llamar la atención a adolescentes.

"Permite guiarse de forma fácil, con cartelería también a la altura del niño", ha añadido, en una modificación en la que han participado profesionales del centro, por el que pasan cada año unos 300.000 pacientes.

El director creativo de Chispum Studio, Javier Royo, ha relatado: "Hemos trabajado con la idea del juego, de jugar con tramas que puedes ir encontrando y van configurando los diferentes paisajes de las culturas del hospital".

JIRAFAS EN FIBROSIS QUÍSTICA

Como una navegación, han buscado vincular "la parte de señalización con la parte de humanización", de forma que cada unidad tiene 'tótems' que la identifican y, por ejemplo, se indicará que al llegar a la Unidad de Fibrosis Quística podrán ver jirafas.

Víctor, de seis años, ha explicado a los medios que le gusta el cambio porque puede ver elefantes, jirafas y baobabs, un árbol del que se disfrazara este año en carnaval, y su madre, Maria, ha destacado que es una decoración que hace la espera más amena a niños que tienen que ir habitualmente al hospital.

El proyecto se desplegará de forma progresiva, a medida que se avance en nuevas obras, y han creado una línea gráfica y de códigos visuales para facilitar la interacción de futuros equipos de diseñadores.