Un inspector de la Policía niega desproporción el 1-O y cuestiona que hubiera heridos con sangre

Referéndum del 1-O en la Escola Industrial de Barcelona
EUROPA PRESS - Archivo
Actualizado 13/11/2018 16:45:34 CET

El mando asegura que recibía órdenes directas de una jefatura de intervención sin concretar si pidieron cargar

BARCELONA, 13 (EUROPA PRESS)

Un inspector jefe de la Policía Nacional investigado por las cargas del 1-O en Barcelona ha declarado este martes ante el juez que no vio ninguna actuación desproporcionada por parte de los efectivos, ha negado haber visto a personas lesionadas con heridas abiertas y, al exhibirle imágenes de heridos, ha indicado que era "presunta sangre" porque también podía ser pintura.

Así, ha defendido que no hubo ninguna actuación irregular en el dispositivo en la Escola Mediterrània y Escoles Pies de Sant Antoni, y al exhibírsele la imagen de un policía golpeando con su porra directamente en la cara a Alejandra Rayas en el primer centro ha dicho que dependiendo del "nivel de acometividad" puede estar justificado pegar en la cara.

En declaraciones a los medios, el abogado Andrés García ha dicho que golpear en la cara con la porra "está prohibido" por lo que exigen la suspensión cautelar de este inspector y del subinspector que golpeó, porque son situaciones muy graves que no se pueden permitir en una democracia.

Fuentes jurídicas han explicado que tanto este inspector, con el calificativo de Camel 1 durante el operativo, como un subinspector investigado por actuaciones en la Escola Mediterrània y Pau Claris, que también ha declarado este martes, han defendido que los votantes tenían actitud agresiva y de "gran hostilidad".

MURO HUMANO

Dirigiéndose directamente al juez ha afirmado que se enfrentaban a "un muro humano que impedía la actuación policial" y que los votantes les llegaron a pegar con paraguas.

En este sentido, el inspector y el subinspector, que solo han contestado al juez, al fiscal y a sus defensas, pero no al resto de acusaciones, han detallado que los concentrados les insultaron y les llamaron "asesinos", y que les acogieron al grito de 'Votaremos'.

La abogada del Centro de derechos humanos Irídia, que está personado en la causa, Marta Bolinches ha explicado a los medios que el inspector jefe ha dicho que recibía órdenes desde un centro de mando, sin identificar quiénes eran los superiores que les daban las instrucciones.

De hecho, varias fuentes jurídicas consultadas han detallado que hasta ahora no se había constatado en la causa la existencia de este centro denominado Jefatura de unidad de intervención, y quién lo componía pese a haberse solicitado.

Sobre este centro de mando, el inspector ha explicado que estaba en contacto permanente con él, que fue allí desde donde le dieron la orden de retirarse tras actuar en tres colegios, pero ninguno de los declarantes ha aclarado si recibieron la orden de cargar y quién la dio.

"CELERIDAD"

El inspector ha explicado que hubo reuniones operativas previas y posteriores al 1-O, y que la orden era de retirar las urnas y el material electoral con "celeridad", ante la posibilidad de concentraciones y reacciones de los votantes.

Según ha destacado a los medios Andrés García, los investigados han explicado que llevaban cámaras de grabación continua en el casco y en la solapa, pese a que la causa solo se han aportado una selección de las mismas y no la totalidad de las filmaciones de la actuación.

El subinspector de la Policía Nacional investigado ha defendido que su actuación fue correcta, y solo se ha reconocido en imágenes que le han exhibido del centro Pau Claris, pero no en cargas en la Escola Mediterrània.

En Pau Claris, ha negado haberle torcido los dedos a la votante Marta Torrecillas y que la tirara por las escaleras, y ha explicado que solo la levantó para que se fuese del centro de votación.

Ha asegurado que ella estaba en una actitud agresiva con un objeto en la mano, que no supo identificar qué era, y que se cayó sola por las escaleras.

Este martes han declarado también dos agentes de Policía, y para este miércoles están citados un policía que actuó en el centro Fedac Horta; otro que actuó en Infant Jesús, así como un inspector y un agente que actuaron la Escola Dolors Monserdà.