Instamaki amplía su negocio y prevé llegar a Sevilla, Málaga, Bilbao y Zaragoza en 2020

Alberto Bonhomme y Jan Morell (Instamaki)
INSTAMAKI
Publicado 30/12/2018 12:35:46CET

BARCELONA, 30 Dic. (EUROPA PRESS) -

La plataforma de reparto de comida japonesa a domicilio Instamaki prevé desembarcar en ciudades españolas como Sevilla, Málaga, Bilbao y Zaragoza en 2020, aprovechando el auge que ha experimentado este tipo de gastronomía.

"La comida exótica está totalmente normalizada y, al menos, una vez a la semana la gente come gastronomía japonesa, tailandesa o vietnamita, algo que hace años era impensable", ha dicho en declaraciones a Europa Press el cofundador de Instamaki, Alberto Bonhomme.

En septiembre de 2016, Bonhomme, junto a su socio Jan Morell, decidieron fundar Instamaki con el objetivo de ofrecer al cliente sushi a domicilio, de calidad y a buen precio, y actualmente la firma catalana cuenta con un obrador central en Sant Cugat del Vallès (Barcelona), y cinco cocinas más entre Barcelona, Madrid y Valencia, mercado en el que ha desembarcado recientemente.

Desde estas cocinas cubren todos aquellos pedidos que puedan ser servidos al cliente en un tiempo máximo de unos 15 minutos, con el objetivo de que el sushi no pierda ni su color ni su sabor.

Instamaki quiere consolidar ahora los mercados en los que ya está presente, y ampliar su expansión de cara a 2020, planteándose también abrir un segundo local en Madrid en el medio plazo.

Para llevar a cabo esta expansión, Bonhomme no descarta realizar una cuarta ronda de financiación, después de haber captado un millón de euros en las tres anteriores llevadas a cabo por la compañía.

Bonhomme y Morell aún controlan más del 50% del capital de Instamaki, sociedad a la que también se han sumado Sabadell Venture Capital y SeedRocket 4Founders Capital, además de 'business angels'.

Instamaki, que cuenta con una plantilla integrada por un centenar de profesionales, cerró el ejercicio 2017 rozando el millón de euros, y las previsiones para este 2018 pasan por duplicar esta cifra y alcanzar unos ingresos de dos millones de euros.

Contador