Publicado 31/05/2016 19:12CET

Jaume Asens dice que no coaccionó a la abogada del urbano

Jaume Asens.
EUROPA PRESS

   La oposición critica a Asens, que ve que si otro hubiese llamado no se hubiese generado polémica

   BARCELONA, 31 May. (EUROPA PRESS) -

   El teniente de alcalde de Barcelona Jaume Asens ha garantizado este martes que "en ningún momento hubo ninguna injerencia o coacción" en su llamada a la abogada del caso de un agente de la Guardia Urbana herido por un 'mantero', y ha señalado que contactó con ella para asegurar que se actuaba de forma correcta.

   "Queríamos asegurarnos de que, para intentar reparar una injusticia, no se cometiera otra injusticia. El interés de la comunicación era tener la seguridad de que se estaba actuando correctamente", ha dicho Asens sobre su llamada ante el caso del 'mantero' --en prisión provisional-- en una sesión extraordinaria de la comisión de Presidencia, a la que han asistido diversos miembros del Gobierno de Ada Colau, también concejales socialistas.

   El teniente de alcalde ha resaltado que hizo la llamada para conocer la opinión de la abogada, y ha señalado que la prisión provisional es una medida rigurosa por la que debe optarse en determinados supuestos y querían asegurar que la letrada había descartado otras posibilidades, tras lo que ha resaltado que respetaron "su criterio".

NO COMO ABOGADO

   Asens --que era abogado antes de ser elegido concejal-- ha defendido que el contacto con el despacho de abogados se enmarca en la normalidad de las relaciones entre bufete y cliente, y que se realizó en el marco de sus competencias "no sólo como teniente de alcalde, sino también como responsable político dentro del ámbito de Justicia".

   Tras expresar su reconocimiento al trabajo de la Guardia Urbana, el teniente de alcalde ha remarcado: "No fue una llamada que hice en condición de abogado. Yo era abogado en el pasado y defendía los intereses de mis clientes. Ahora tengo muy claro que soy teniente de alcalde y defiendo el interés general".

"RECELO" EN LA URBANA

   "No tengo ningún problema en reconocer que el hecho de que fuera yo quien hizo la llamada, por mi pasado, pudiese suscitar algún tipo de recelo en miembros de la Urbana, como ha pasado", ha admitido Asens, que ha dicho que no fue lo ideal ni el circuito ordinario, pero que se trató de una situación extraordinaria.

   Ha explicado que, cuando tuvieron conocimiento de que la letrada tenía intención de pedir prisión cautelar, trataron de localizar al comisionado de Seguridad, Amadeu Recasens, para que contactara con ella, pero finalmente lo hizo Asens en coordinación con los servicios jurídicos al no encontrar al comisionado, quien se encargó después del asunto.

   Asens ha resaltado que un informe jurídico atestigua que esta actuación se llevó a cabo coordinada con los servicios jurídicos, y ha explicado que se abordará el asunto con los mandos de la Guardia Urbana en una reunión para la que todavía no se ha fijado fecha, pero que creía conveniente celebrar después de tratarlo en la comisión.

CRÍTICAS DE LA OPOSICIÓN

   El portavoz municipal de CiU, Joaquim Forn, ha tachado la actuación de Asens de intolerable y ha criticado que la situación con la Guardia Urbana es inaudita, tras lo que ha asegurado que no han pedido la comparecencia para desgastar al Gobierno municipal, porque este debate también desgasta al cuerpo policial: "Nos hubiera gustado habernos podido ahorrar todo este espectáculo y circo entorno a la Urbana".

   La líder municipal de C's, Carina Mejías, ha dicho que esta es una "situación insólita en la que un cargo público hace un uso excesivo, si no abusivo, para interferir en unos hechos que constituyen presuntamente un delito", tras lo que el portavoz republicano, Jordi Coronas, ha criticado lo que ve como una falta de liderazgo en el área de Seguridad, que lidera Colau.

   El popular Alberto Fernández se ha preguntado si Asens asumirá responsabilidades políticas ante lo que ve como un error --Asens dice que no lo fue pero que, si no hubiese llamado él, no se hubiese generado esta polémica--, tras lo que Josep Garganté (CUP) ha vuelto a expresar su apoyo a Asens y ha pedido el cese del jefe de la Urbana, Evelio Vázquez, porque cree que los superiores del cuerpo tienen más poder que Colau y Recasens, y ha añadido: "La sangre no calma al tiburón, sino que le da más hambre, y ha ido incrementando sus mordiscos".