Josep Borrell pide cooperación y diálogo a los países mediterráneos para seguridad y migraciones

Actualizado 08/10/2018 14:03:17 CET


Sobre el conflicto Israel-Palestina reclama un "proceso de paz hacia una solución de dos Estados"

BARCELONA, 8 (EUROPA PRESS)

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, ha pedido este lunes "cooperación y diálogo" a los países de la ribera del Mediterráneo para afrontar los temas que considera más importantes: la seguridad de la región, conflictos como los de Siria, Libia e Israel y Palestina, y las migraciones.

Lo ha dicho en la inauguración del III Foro Regional de la Unión por el Mediterráneo (UpM), en el que se hará balance de la situación de la región y se abordarán medidas para fomentar el desarrollo humano, el desarrollo sostenible y la integración en el Mediterráneo.

"Cuanto más amplio sea el diálogo, más efectivos serán los proyectos que promovamos (...) Por muy difícil que sean los momentos actuales no podemos abdicar de nuestras responsabilidades", ha expuesto el ministro en esta reunión, que se celebra en Barcelona.

Borrell ha reivindicado a la UpM como mecanismo para impulsar proyectos en beneficio de la región, como una desalinizadora en Gaza ya en construcción, y ha señalado otros proyectos de futuro aún por concretar, como el trasvase Mar Rojo-Mar Muerto para mejorar el bienestar y la estabilidad de Oriente Medio.

En materia de seguridad, ha asegurado que la UpM puede contribuir a los esfuerzos en la lucha contra el terrorismo, la radicalización y el extremismo y ha recordado que ciudades como Barcelona, Túnez, Estambul y París han sido "salvajemente atacadas".

Sobre el conflicto entre Israel y Palestina, Borrell ha defendido ante representantes de 43 países de la ribera mediterránea recuperar ya sin más dilación un "proceso de paz hacia una solución de de dos Estados", y ha lamentado que se corre el riesgo de caer en la pura retórica.

Sobre Siria ha reclamado impulsar allí un proceso político bajo las Naciones Unidas para llevar el país a la paz y a la reconstrucción, y ha lamentado el retraso en la solución política para Libia, que tiene un impacto palpable en la población civil, ha advertido.

MIGRACIONES Y EL 'ESPÍRITU DE MADRID'

Ante la problemática de las migraciones, ha defendido estrechar la cooperación para gestionar solidariamente los flujos migratorios y aplicar un "enfoque global en los países de origen y de tránsito" que incluya la dimensión humanitaria, la promoción de empleo y la lucha contra el tráfico de personas.

Borrell ha dicho que en 1995, después de la conferencia de Madrid y de los acuerdos de Oslo, las esperanzas eran de una zona mediterránea de paz y estabilidad, y, aunque ha admitido que las "esperanzas" no se han cumplido, ha pedido no renunciar a cumplirlas.

"Debemos recuperar el 'espíritu de Madrid', confiar de nuevo en nuestra capacidad de llegar a acuerdos y trabajar juntos para lograr un futuro de mayor prosperidad y estabilidad en el Mediterráneo", ha zanjado.

También ha apuntado la necesidad de reducir la desigualdad comercial de la zona: ha explicado que el 90% del comercio de los países de la UpM se concentra dentro de la UE; el 9% se desarrolla entre la UE y los países del sur, y solo el 1% corresponde a intercambios entre los países del sur.

BARCELONA, CIUDAD MEDITERRÁNEA

En el inicio de su discurso inaugural, Borrell ha destacado el lugar elegido para este foro, Barcelona, sede de la UPM, "esta ciudad que ha hecho de su carácter mediterráneo una de sus señas de identidad".

El ministro ha expresado su apoyo al nuevo secretario general de la UpM, el diplomático Nasser Kamel, y ha dicho que, en el décimo aniversario de esta organización, hay que reivindicar que no hacen falta ahora nuevos órganos para buscar soluciones a la región, "sino hacer que funcionen los que ya" hay.