Actualizado 15/12/2008 16:17 CET

El Laboratorio de Luz Sincrotrón en Cerdanyola (Barcelona) entrará en funcionamiento a finales de 2010

BARCELONA, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Sincrotrón Alba, un acelerador de partículas de la luz, entrará en funcionamiento a finales de 2010 y en 2011 ya estarán en marcha las siete líneas de investigación aprobadas inicialmente, según manifestó hoy el conseller de Innovación, Universidades y Empresa, Josep Huguet, que visitó las instalaciones acompañado de la ministra de Ciencia y Tecnología, Cristina Garmendía.

Este Laboratorio de Luz de tercera generación funcionará como un microscopio gigante para analizar "la estructura de la materia", según explicó hoy el responsable de la división de Experimentos del Sincrotrón, Salvador Ferrer, que aseguró que los trabajos que desarrollen los científicos servirán a sectores tan diversos como la nanoteconología, las ciencias de la vida y las farmacéuticas.

Ferrer prevé que 2009 sea el año del montaje de toda la maquinaria imprescindible para hacer funcionar este acelerador de partículas, encargado de producir radiación electrómagnética, y que en otoño de 2010 puedan empezarse a realizar "pequeños experimentos de prueba".

A pesar de que, en un principio, habrá siete líneas de investigación, la capacidad del Sincrotrón permitirá albergar hasta una treintena y, de hecho, ya se ha puesto en marcha la primera convocatoria para que investigadores españoles o extranjeros presenten sus propuestas, cuyo interés valorará un comité de expertos internacional. Después, será el consejo ejecutivo, formado por Generalitat y Gobierno central, el que deberá especificar qué financiación recibe cada uno.

Según Ferrer, de esta primera convocatoria podrían surgir las próximas siete líneas de investigación, que supondrían duplicar la actividad con la que se pondrá en marcha el Sincrotrón. No obstante, recordó que todo dependerá de los recursos que existan y la calidad de las propuestas.

Para empezar, en el Sincrotrón Alba se trabajará en experimentos como la descomposición de proteínas, puesto que el conocimiento de su estructura es básico para la elaboración de fármacos. Además, otras líneas irán orientadas a la descomposición de polímeros y fibras o a los experimentos para el sector de la tecnología y nanotecnología.

Todo el proyecto del Sincrotrón requiere una inversión de unos 202 millones de euros que Generalitat y Estado aportan al 50 por ciento y será la primera estructura de este tipo en España, con lo que se dará servicio a toda la comunidad científica española y también extranjera.

Según Ferrer, otros países europeros como Francia, Reino Unido y Alemania cuentan con sincrotrones desde hace muchos años y, muchos, ya van "por el segundo o el tercero", lo que genera un escenario de competencia entre ellos en el que debe buscarse la diferencia para ser atractivos a los investigadores. "Es necesario crear experimentos y líneas de investigación punteras", insistió.

UN EMPLAZAMIENTO ESTRATÉGICO

Huguet señaló que el Sincrotrón Alba se encuentra en un punto "estratégico" por su cercanía al Parque Tecnológico de Cerdanyola del Vallès y también a la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), con quien la Generalitat firmó recientemente un convenio para captar empresas y centros de I+D y tecnológicos para crear un polo de economía del conocimiento como el que existe en el 22@ de Barcelona.

Garmendia destacó la importante envergadura del proyecto Alba y recordó que se trata, junto con el gran telescopio de Canarias, de las dos infraestructuras científicas tecnológicas más grandes de España.

Asimismo, destacó que el Sincrotrón es un "ejemplo" de cooperación entre Administraciones y confió en que su puesta en marcha contribuya al despliegue de la capacidad científica.