Publican las falsas memorias del modelo del Auriga de Delfos

Actualizado 06/01/2015 10:50:22 CET
La mirada de l'auriga, libro de Lluís Busquets i Grabulosa
Foto: EDITORIAL GREGAL

Describe el mundo griego del V aC con la vida de un sirviente de los Dinoménidas

   GIRONA, 6 Ene. (EUROPA PRESS) -

El escritor Lluís Busquets i Grabulosa acaba de publicar las memorias del modelo imaginario que posó para la escultura del Auriga de Delfos, un anciano del siglo V aC que fue sirviente del tirano Policelo de Gela (Sicilia), el que realmente encargó el monumento después de ser olimpiónico --vencedor-- en los Juegos Píticos.

   El autor ha explicado a Europa Press que 'La mirada de l'auriga', publicada por la editorial gerundense Gregal, es su "novela más lírica", por el proceso de elaboración --"he encajado piezas con fruición y placer, como en una obra de marquetería"--, por los condicionantes de esas falsas memorias a modo de crónica y por haber ocultado poemas en la prosa de muchos pasajes.

   El narrador, traductor de estas memorias en la ficción, ha descubierto en Barcelona un texto del que parte para su versión catalana: una transcripción latina del siglo XVIII de un relato que se fue copiando y traduciendo desde el original --lo que le permite interpolaciones de ambos traductores--, un manuscrito griego del ficticio Basilio de Camarina.

   Éste es el nombre que Busquets da al modelo de la escultura, convertido en memorialista en su ancianidad, "un hombre sencillo, fascinado por las cosas, que no para de interrogarse" --hasta dudar de los dioses griegos--, observador, lector y lleno de experiencia pese a ser un sirviente, iniciado como mozo de cuadras y convertido en auriga victorioso, como su padre y como sus señores, Hierón y Policelo, a los que acompañó en las carreras por toda la Magna Grecia.

   La vida de Basilio pasa por la historia de los hermanos Dinoménidas --incluido Policelo--, que gobernaron la actual Sicilia en la época de la Magna Grecia venciendo a los bárbaros.

   El libro refleja el esplendor bélico, colonial y cultural griego con hechos históricos como la I Batalla de Hímera, la de Salamina, los Juegos Panhelénicos, la obra de Esquilo, la vida cotidiana y la creación del monumento al que pertenece el Auriga de Delfos, atribuida a Pitágoras de Regio, otro personaje real del relato.

VERSOS OCULTOS EN LA PROSA

   Pero la novela "tiene mucha más literatura que historia", por tres razones: por las licencias que Busquets se permite en la enésima traducción del falso manuscrito, como son las citas extemporáneas, los comentarios irónicos y las huellas lingüísticas de supuestas traducciones anteriores; por un pretendido desorden explicativo, propio de las memorias de alguien que no fue escritor; y por introducir el lirismo encabezando cada capítulo y cada momento álgido con una prosa que en realidad esconde versos --sobre todo decasílabos y alejandrinos--.

   Busquets admite que su escritura ha podido imitar la melancolía de la decrepitud del anciano Basilio porque él mismo escribió la novela con la incertidumbre de su muerte, atravesando un cáncer ahora superado: "Sin esta experiencia no sé si habría podido describir el sentimiento de tener la vida en suspensión de mi personaje".

   También se inspiró en los enigmas de la escultura descubierta en 1896 y expuesta en Delfos: en sus ojos, "que miran lejos, mucho más allá de la victoria en la carrera", y en una inscripción borrada intencionadamente pero hoy recompuesta: 'Policelo, señor de Gela, encargó este monumento' --la novela, que tiene intriga por las muertes de la prosapia familiar, se encarga de desentrañar quién la borró y por qué--.

   Lluís Busquets i Grabulosa (Olot, Girona, 1947), catedrático de Lengua Española, es doctor en Filología Catalana, licenciado en Filosofía (UB) y en Sagrada Teología (Pontificia Universidad Gregoriana de Roma); ha combinado siempre docencia, periodismo --sigue colaborando en prensa--, ensayo, poesía y novela, en buena parte traducida al castellano; su penúltimo libro es el ensayo 'Jesús era un heretge' (2014), sobre la raíz judía de Jesús.

Para leer más