Publicado 06/05/2016 15:49CET

Miquel Buch (ACM) asegura que no permitirán que nadie "vaya a vivir bajo un puente"

Miquel Buch (ACM)
EUROPA PRESS

   Ada Colau ve a Gobierno alejado de la gente y Núria Marín no entiende el recurso estando en funciones

   BARCELONA, 6 May. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de la ACM, Miquel Buch, ha asegurado este viernes que no permitirán que ninguna familia "se vaya a vivir bajo un puente" en Catalunya, tras el recurso del Gobierno central de recurrir ante el Tribunal Constitucional (TC) contra la ley catalana sobre vivienda y pobreza energética.

   Lo ha declarado a los medios junto a una cincuentena de alcaldes y concejales de Catalunya concentrados ante la Delegación de Gobierno en Catalunya para entregar documentos donde explican las tareas realizadas por los consistorios en atención a los ciudadanos afectados.

   "Ahora que está de moda hablar de líneas rojas, para los alcaldes y alcaldesas las únicas líneas rojas que existen son las personas que viven en el pueblo y los servicios que les prestamos", ha añadido el también alcalde de Premià de Mar (Barcelona).

   Buch ha reivindicado el papel municipal en estas materias, ha asegurado que los ediles "no son representantes políticos, sino servidores y servidoras públicos", y ha destacado la protección de las familias más vulnerables en el hogar.

ADA COLAU

   La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha reprochado al Gobierno central "estar demasiado alejado del día a día de la gente" y ha asegurado que en Barcelona hay 680 familias vulnerables que dependen del futuro de la legislación sobre vivienda y pobreza energética.

   "La Ley 24/2015 no lo resolvía todo pero era un instrumento muy útil", ha defendido sobre la norma catalana recurrida, y ha instado a desplegar los apartados que siguen vigentes.

   "Desde el municipalismo hacemos llegar al Gobierno central que las decisiones que toma no son abstractas, sino que afectan a la ciudadanía", por lo que le ha instado a reconsiderar su recurso.

NÚRIA MARÍN

   La alcaldesa de L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), Núria Marín, ha asegurado que este recurso del Gobierno central "es difícil de entender dado que está en funciones", y ha subrayado que la manera de afrontar la situación será con nueva normativa que ayude a dar cobertura a los ciudadanos.

    Marín seguirá tramitando expedientes para combatir la pobreza energética "siempre que existan los recursos legales para hacerlo", y ha destacado que los municipios llevan años ayundando a las familias más vulnerables con el agua, la luz y la hipoteca.

   Preguntada sobre el número de afectados en su ciudad, ha dicho que "se han tramitado 2101 expedientes", pero ha valorado que el recurso no afecta sólo a los ayuntamientos o a la Generalitat, sino al conjunto de ciudadanos, por lo que ha apelado a la unidad de los municipios.

   Entre el resto de alcaldes concentrados, han asistido la presidenta de la Diputació de Barcelona y alcaldesa de Sant Cugat del Vallès, Mercè Conesa; la alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet, Núria Parlon, y la de Badalona, Dolors Sabater.