Publicado 23/07/2020 21:22CET

Los obispos catalanes defienden que siempre han "seguido el proceso legal" en inmatriculaciones

BARCELONA, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Conferencia Episcopal Tarraconense ha defendido este jueves sobre las inmatriculaciones que "siempre se ha seguido el proceso legal vigente sin buscar privilegios".

En un comunicado, ha afirmado que las diez Diócesis con sede en Catalunya "no han actuado en ningún momento de manera arbitraria y han documentado todo lo que les constaba como propio", después de que la Generalitat ha asegurado que la Iglesia ha inscrito 3.722 fincas a su nombre sin ningún título que acredite su propiedad.

"La Iglesia no se ha apropiado de nada que no fuera suyo", asevera el comunicado, que también asegura que, cada vez que una Diócesis ha registrado un inmueble, ha presentado prueba de la titularidad eclesial de acuerdo a la ley.

Señalan que las inmatriculaciones se han hecho "después de que entre 1861 y 1998 no se pudieran inscribir templos destinados al culto católico, porque se consideraba de pública notoriedad el dominio de la Iglesia sobre aquellos templos", y que desde entonces hasta 2015 se pudieron registrar los bienes por certificación.

También afirman que, ante posibles errores en las inmatriculaciones, "las Diócesis con sede en Catalunya están abiertas al diálogo con los interesados y a resolverlo de forma amistosa" o a recurrir a los tribunales si no hubiera acuerdo.

"Los bienes inmatriculados han estado y están a disposición de los fieles, ya que no pertenecen a ningún Párroco u Obispo a título personal, pues sólo son administradores de estos bienes", añade el texto, que afirma que las propiedades registradas por la Iglesia están al servicio del conjunto de la sociedad.

Para leer más