Actualizado 10/05/2018 18:28 CET

Piqué advierte del ocaso del poder occidental y ve en Latinoamérica el nuevo aliado de la UE

++Foto Acte Piqué
EUROPA PRESS

Dice que Xi tiene ambiciones imperialistas y China busca convertirse en el centro del mundo

BARCELONA, 10 May. (EUROPA PRESS) -

El exministro popular Josep Piqué ha asegurado este jueves que el mundo actual es postoccidental y ha advertido de que "la hegemonía de occidente, que lleva dos siglos y medio de hegemonía, está desapareciendo" a la vez que se desplaza el centro de gravedad geopolítica del Atlántico --entre Europa y Estados Unidos-- al Estrecho de Malaca --por el papel emergente de China--.

Lo ha dicho durante una mesa redonda organizada por el Centro de Estudios Internacionales (CEI) en el Palau Macaya de la Obra Social La Caixa en el que también ha participado el investigador principal del Real Instituto Elcano, Federico Steinberg y en el que Piqué ha situado a América Latina como posible aliado de la Unión Europea tras el declive y el "repliegue anglosajón" de Estados Unidos y Reino Unido.

"En este momento de debilitamiento del vínculo atlántico, puede jugar un papel fundamental de vínculo con Europa", ha señalado el extitular de Asuntos Exteriores (2000-2002) y de Ciencia y Tecnología (2002-2003), aunque ha alertado de la mayor proximidad de Latinoamérica al nuevo centro --China-- que a Europa, de la que augura se convertirá en un lejano occidente.

"En un posible G7 en unos años no habrá ningún país europeo, ni tan siquiera Alemania", ha sentenciado, por lo que ha recomendado la integración europea y la defensa de los valores democráticos y del libre comercio como herramientas para la supervivencia del continente y para preservar su posición de actor internacional.

De no hacerlo, ha vaticinado, Europa se convertirá en "un parque temático" sin relevancia geopolítica a la merced del resto de potencias, con China a la cabeza, así que ha pedido a los dirigentes europeos que transmitan a su ciudadanía que los valores europeos y el liberalismo económico son imprescindibles para sobrevivir como sociedad.

Sobre el gigante asiático, ha indicado que su presidente, Xi Jinping, ha verbalizado ya públicamente su intención imperialista de que China, de nuevo, sea el país más importante del mundo, como fue antes de las expansiones europeas: "Ha decidido explicitar su ambición".

Ante este escenario de pujanza de China frente a unos Estados Unidos gradualmente menguantes, ha señalado que varios expertos "argumentan que inevitablemente se va a producir un conflicto entre la potencia hegemónica y la emergente", y ha recordado que el presidente norteamericano, Donald Trump, ha iniciado una guerra comercial con la potencia asiática con aranceles en el acero y el aluminio.

Según Steinberg, esto puede suponer "el principio de una guerra comercial salvaje" entre ambos países que tendrá repercusiones en la economía mundial, y ha valorado que el repliegue norteamericano que ha llevado Estados Unidos a retirarse como actor internacional por antonomasia ya se vislumbraba bajo el mandato de Barack Obama, pero que la victoria de Trump lo ha acelerado.

VUELVEN LOS IMPERIOS

Además de China, Piqué ha vaticinado que hay países como Rusia, Irán y Turquía que han emprendido una nueva política exterior "ligada a su pasado imperial": la Rusia zarista y la Unión Soviética, el Imperio Persa y el Imperio Otomano, respectivamente.

El caso ruso se centra sobre todo en el este de Europa y Mesopotamia, área en la que confluyen los intereses de los tres países y que la guerra en Siria ha puesto de manifiesto por el apoyo de Rusia e Irán al régimen de Bashar al-Assad mientras que Turquía respalda a los rebeldes.

Para leer más