El policía nacional acusado de ciberacoso a menores dice que le mintieron sobre la edad

Publicado 17/09/2018 18:56:16CET

BARCELONA, 17 Sep. (EUROPA PRESS) -

El policía nacional juzgado en la Audiencia de Barcelona por presunto ciberacoso a cuatro menores de 16 años y abuso de una de ellas ha declarado este lunes que las chicas le mintieron sobre su edad.

En declaraciones a Europa Press tras la última sesión del juicio realizado en la Sección Séptima, el abogado defensor, José Ramón Vidal, ha explicado que su cliente ha afirmado que algunas menores le dijeron que tenían hasta tres edades distintas.

Una de ellas también le dijo que tenía carné de conducir, según el acusado, por lo que su abogado ha defendido que la acusación se basa en "frases sacadas de contexto".

El letrado defensor ha pedido la absolución del agente por falta de pruebas y ha asegurado que algunas acusaciones no encajan con los delitos del Código Penal: ha argumentado que no hay informes médicos por las secuelas sufridas por las menores y ha insistido en que uno de los delitos de ciberacoso no es aplicable porque una de las chicas "tenía casi 17 años" en el momento de los hechos.

Esta última menor también le acusa de haberle ofrecido droga, lo que el agente acusado ha negado, aunque ha dicho que si aparece en alguna conversación fue en un "contexto de broma", ha detallado el abogado.

FISCALÍA PIDE 25 AÑOS DE PRISIÓN

En el juicio, que ha quedado visto para sentencia, la Fiscalía ha elevado su petición de pena de 24 a 25 años de prisión por tres presuntos delitos de ciberacoso a menores de 16 años, uno de abuso sexual a menor de 16 años, un delito contra la salud pública y otro de embaucamiento de menores.

El ministerio público acusa al policía nacional, Ángel T.G., de contactar con cuatro menores de 16 años entre el 29 de junio y el 14 de agosto de 2016 a través de Instagram fingiendo ser promotor de un grupo musical seguido por ellas y ofrecerles participar en un supuesto videoclip del grupo.

Para ello, presuntamente les reclamaba fotografías, en algunos casos desnudas, "siendo su único fin el de satisfacer sus exigencias sexuales", y supuestamente también les ofrecía alcohol y marihuana.

Una de las víctimas, de 15 años, accedió a sus pretensiones ya que "por su edad e inmadurez emocional creyó que con ello lograría aparecer en el videoclip".