Actualizado 18/12/2021 20:07 CET

Raquel Sánchez critica que la lengua sirva para "enarbolar la bandera del independentismo"

La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, y los presidentes autonómicos Ximo Puig y Francina Armengol
La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, y los presidentes autonómicos Ximo Puig y Francina Armengol - EUROPA PRESS

   BARCELONA, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, ha criticado este sábado que el debate sobre la lengua en las escuelas catalanas esté sirviendo para "enarbolar la bandera del independentismo".

Lo ha dicho en un Congreso Extraordinario del PSC, en un coloquio junto con el presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, y la presidenta de las Islas Baleares, Francina Armengol, donde ha afirmado que la lengua catalana es un instrumento "de cohesión, de riqueza".

Sánchez ha asegurado que los socialistas quieren marcar con firmeza la agenda política: "Tenemos la responsabilidad de revertir el proceso independentista del que estamos hartos", ha censurado la ministra.

También ha tachado de irresponsabilidad que el Govern deje vacía la silla en las Conferencias de Presidentes, ya que lo ve como una ofensa a los catalanes, y ha emplazado al PSC a "intentar romper esta dinámica de choque de bloques" mediante el diálogo.

"Más allá de lo que ha pasado, tendemos puentes, queremos recuperar el diálogo", ha reivindicado la ministra, que ha sostenido que el Gobierno está intentando arrastrar a los independentistas a que se sienten en la mesa de diálogo, en sus palabras.

MINISTERIO "DE PROXIMIDAD"

Ha defendido que su ministerio no es tradicional, proveedor de infraestructuras, sino "de proximidad", y ha subrayado que tiene un ambición transformadora, siendo consciente de las diferencias que hay en los territorios, para conseguir que todos los ciudadanos tengan los mismos derechos.

Sánchez considera que los fondos europeos son una "oportunidad extraordinaria" para transformar el país con un modelo diferente, digital y ecológico, y en el que se puedan poner en valor las singularidades de cada territorio, para lo que cree que la denominada España vaciada tendrá un papel importante.

Ha apostado por un modelo de país descentralizado pero a la vez coordinado, a través de la cogobernanza, y se ha mostrado de acuerdo con Puig y Armengol en que lo que pasa en Madrid no es lo que pasa en el resto de España: "Por suerte, tenemos un Gobierno sensible a esta realidad", ha celebrado.

SISTEMA DE FINANCIACIÓN

Sobre el sistema de financiación, la ministra de Transportes ha asegurado que el Gobierno tiene claro que hay que revisarlo, porque "no se ha demostrado justo y no ha garantizado la igualdad territorial".

Ha calificado de valiente al Gobierno de Pedro Sánchez, por abrir este debate de una forma leal y transparente, según ella, y ha defendido que esto denota rasgos "que diferencian a este Gobierno de los gobiernos del PP".

A los presidentes 'populares' de las comunidades autónomas "hay que exigirles responsabilidad y pragmatismo", ha defendido, y les ha pedido que se abran a debatir sobre la financiación de sus territorios si quieren mejorar la vida de los ciudadanos, tras lo que ha añadido que en Catalunya es aún más necesario que esto pase.

Ha apostado por abordar soluciones diferentes para el modelo de financiación y no seguir un solo criterio para conseguir la equidad, y también ha propuesto "incluir factores correctivos como la insularidad".

Sobre el papel actual de la derecha, la ministra socialista ha tildado de "absoluta irresponsabilidad" su posición y sus planteamientos, que cree que son peligrosos porque son demagógicos y populistas.

"La derecha no está sumando, está poniendo palos en las ruedas y eso es muy peligroso", ha avisado Sánchez, que ha defendido que los socialistas apuestan por la solidaridad, la redistribución de la riqueza ante una derecha que ahora no está situada en el centro-derecha, según ella.