Ruscalleda sobre el Sant Pau: "No soy de lágrima fácil, pero será un día especial"

 La Cocinera Catalana Carme Ruscalleda
EUROPA PRESS
Publicado 27/10/2018 9:28:50CET

Cierra el restaurante este sábado y constata que "la cocina da mucha felicidad"

BARCELONA, 27 Oct. (EUROPA PRESS) -

La cocinera Carme Ruscalleda cerrará este sábado después de tres décadas de servicio el restaurante, con tres estrellas Michelin, Sant Pau de Sant Pol de Mar (Barcelona), jornada sobre la que ha pronosticado: "No soy de lágrima fácil, pero será un día muy especial".

En declaraciones a Europa Press, ha explicado que sus hijos Raül y Mercè acudirán a realizar el servicio, y ha detallado que quienes estarán comiendo allí este sábado son clientes que ellos no conocen porque son comensales que no sabían cuando reservaron hace medio año que iba ser el último día.

Ruscalleda y su marido, Toni Balam, abrieron el Sant Pau en julio de 1988 como continuación de la tienda de alimentación familiar, en 2004 crearon el Sant Pau de Tokyo y desde 2009 gestionan el restaurante Momentos del hotel Mandarin Oriental de Barcelona, liderado por su hijo Raül Balam.

Sobre estos 30 años, la chef ha dicho que han sido buenísimos, pero también han sido momentos de dudar: "Cerramos con la plenitud de que el cliente se ha puesto en nuestras manos y nos dice: 'dadme lo que queráis'".

UNA CARRERA "ARTÍSTICA"

Ruscalleda ha dicho que esta carrera profesional ha representado mucha felicidad: "Yo quería hacer una carrera artística. Soy hija de un payés y comerciante, y fue imposible".

"Quería hacer cosas a mi manera, y éstos 30 años no he parado de hacer cosas a mi manera, y lo he conseguido", ha agregado, feliz de cómo ha ido su trayectoria.

Ha relatado que sus padres le ayudaron mucho en esta aventura y que incluso su padre, que murió, lo hizo cuando el restaurante estaba "saneado" financieramente.

Para ella, es necesario enamorarse de una profesión y entregarle la vida, de modo que nunca será una esclavitud ni un peso, sino más bien mucha felicidad: "La cocina da mucha felicidad. Siempre me he planteado que la mesa sea un oasis de felicidad", y ha agregado que una buena mesa en un día gris acaba abrazando a la persona.

DE JUGADOR A ENTRENADOR

Sobre el futuro de su carrera, la cocinera ha dicho: "Es como el deportista que dice que ya no jugará a fútbol pero entrenará a un equipo. Continúo vinculada".

"Me apasiona este mundo y hago muchas cosas por el amor al arte", ha añadido la chef, que colabora con asociaciones de ancianos, de escolares y siempre ha tenido la casa abierta.

"Ahora me libero del compromiso, y los martes, miércoles, viernes y sábados son para mí. Puedo organizar mis otros compromisos en función de lo que quiera. Mandaré más. No tengo el compromiso de tener que atender a la gente que llega hasta Sant Pol de Mar", ha dicho.

De hecho, al día siguiente del cierre, Carme y todo su equipo celebrarán una fiesta de "rock and roll y chá chá chá" con la banda de música en vivo en la que está integrado su marido y jefe de sala Toni Balam, Playback Show.

Sobre el papel de la mujer y su futuro entre fogones, Ruscalleda ha instado a ver que hay muchas mujeres, y ha lamentado que todavía "no se piensa suficiente en ellas y hay muchas, y cada vez serán más".

Ha avisado: "Hace mucho tiempo que las mujeres han llenado las escuelas y que están en equipos potentes o han creado su empresa. Esto es un no parar".