El Teléfono de la Esperanza alcanza su "récord histórico" tras rozar las 20.000 llamadas

Un hombre llama al Teléfono de la Esperanza.
EUROPA PRESS
Publicado 19/01/2014 11:25:19CET

La entidad está "desbordada" por la falta de recursos para afrontar el aumento de la demanda

BARCELONA, 19 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Teléfono de la Esperanza ha alcanzado el "récord histórico" de llamadas en sus 45 años de funcionamiento tras recibir 19.935 en 2013, lo que supone un aumento del 14% en dos años, teniendo en cuenta que en 2011 fueron 17.500 atenciones.

Lo ha explicado a Europa Press la presidenta de la Fundación Ayuda y Esperanza, Maria Rosa Buxarrais, que ha atribuido las cifras a la crisis, y ha admitido que la organización está "desbordada" por la falta de recursos económicos para hacer frente al aumento de la demanda.

El perfil mayoritario de la persona que busca ayuda a través del 93 414 48 48 es el de una mujer --el 73% del total de usuarios lo son-- de entre 31 y 70 años, soltera o viuda (53%) y que vive en la provincia de Barcelona (50%).

"La mayoría llaman angustiados e incluso algunos en estado límite", ha valorado Buxarrais, que ha revelado que unas 200 personas han manifestado deseos suicidas, que son catalogadas como 'situaciones límite' y derivadas a un profesional.

La principal preocupación es "todo aquello relacionado con las relaciones entre adultos", como peleas derivadas de problemas económicos, angustia en el entorno laboral y rechazo social, entre otros motivos.

El 42% de los usuarios del teléfono tienen algún tipo de enfermedad mental diagnosticada, principalmente ansiedad y depresión, aunque "lo más común entre todas las personas son los apuros económicos, que derivan en muchos otros problemas".

CONTENER LA ANGUSTIA

Al otro lado del teléfono se encuentran 200 voluntarios formados para contener la angustia de sus interlocutores e informarles de los recursos públicos de los que disponen para poder superar su situación.

"Ellos no juzgan, sino que atienden y acompañan de forma incondicional a quienes les hablan", ha manifestado Buxarrais, que ha ensalzado el valor terapéutico de la escucha activa, una labor por la que la Fundación Ayuda y Esperanza, que gestiona el servicio, fue reconocida con la Creu de Sant Jordi en 2009.