Cinco detenidos en Melilla por disparar contra un centro e intentar llevarse a un MENA "como castigo" tras una pelea

Agente de la Guardia Civil
EUROPA PRESS
Publicado 07/11/2018 20:01:35CET

MELILLA, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil ha detenido en Melilla a cinco jóvenes como presuntos autores de los disparos con un arma presuntamente de fogueo contra el centro de acogida de menores y que accedieron a su interior para llevarse a un menor extranjero no acompañado (MENA) para darle "un castigo corporal" por una pelea que mantuvieron días antes, según ha informado este miércoles la Comandancia de Melilla.

Los hechos tuvieron lugar el pasado 7 de octubre sobre las 21,00 horas, cuando un vehículo ocupado por tres individuos se acercó al Centro de Menores de la Purísima y uno de sus ocupantes, que portaba un arma de fuego, efectuó dos disparos dirigidos hacia el interior de las instalaciones, de los que se apercibieron los presentes por la fuerte detonación y el fogonazo.

El portavoz policial ha explicado que el origen y causa de estos graves sucesos se remontan al día anterior cuando cuatro personas ajenas al centro lograron acceder al interior, y trataron de sacar de allí por la fuerza a un menor residente, al que amenazaron con un arma blanca.

La ayuda de otros menores residentes que se apercibieron del suceso y la presencia de los vigilantes del centro, impidieron que esas personas lograsen su objetivo y emprendieran la huída.

Al parecer, ha añadido la citada fuente, la razón de la intrusión en el centro por parte de ese grupo y tratar de llevarse al menor al exterior, "era infringirle un daño corporal, como represalia por la riña que mantuvo días antes con otro residente, siendo este último amigo o familiar de uno de los intrusos, al que contó lo sucedido".

NO SE ENCUENTRA EL ARMA

Los días siguientes, algunos menores del centro fueron asaltados en las inmediaciones para despojarles de sus pertenencias, produciéndose en estos casos siempre el mismo modus operandi, abordarlos y golpearlos, a la vez que los intimidaban y amenazaban para que no denunciasen los hechos.

La situación conllevó a los Servicios Sociales de la Ciudad Autónoma a velar por la integridad física de estos menores, que manifestaron tener miedo a salir del centro, teniendo que ser trasladados en furgonetas a los distintos cursos y actividades programadas a las que asistían.

La investigación llevada a cabo por la Comandancia ha dado sus frutos y para ello se ha contado con la aportación de testimonios de los menores presuntas víctimas de los delitos, la colaboración de los educadores del Centro y también del visionado y análisis de las cámaras de seguridad del Centro, elementos que han permitido la identificación plena de los presuntos autores de los graves sucesos descritos.

El arma utilizada en los disparos no ha sido localizada, si bien, todo los indicios indican a que se trataba de un arma de fogueo.

Ultimada la investigación y diligencias instruidas, finalmente han sido cinco las personas detenidas, todas ellos varones, jóvenes, naturales y vecinos de la ciudad, de edades comprendidas entre los 18 y 21 años de edad, a los que se les imputan diversos delitos de desórdenes públicos, amenazas graves, lesiones y tentativas de robos con violencia e intimidación.

A algunos de ellos le constan antecedentes por hechos delictivos de distinta naturaleza vinculados con la seguridad colectiva, como agresiones, robos, tráfico de drogas y otros.

Contador