Detenido en Melilla un individuo que estafó por Internet a varias personas en hasta seis localidades españolas

Publicado 09/08/2019 22:32:42CET

MELILLA, 9 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional ha detenido en Melilla a un individuo por seis delitos de estafa bancaria mediante el procedimiento conocido como 'phishing' a personas residentes en Motril (Granada), Játiva (Valencia), Burriana (Castellón), Montilla (Córdoba), Pamplona y Valencia entre los días 10 de junio y 22 de julio.

Según ha informado este viernes un portavoz de la Jefatura Superior de Policía, el arrestado es un joven de 19 años de edad, de nacionalidad española, nacido y domiciliado en Melilla, que ha sido acusado de ser el presunto autor de seis delitos de estafa y otros seis delitos de blanqueo de capitales, concretamente por el uso virtual y fraudulento de los datos personales de seis personas en dos cajeros automáticos de la ciudad española del norte de África.

Las investigaciones llevadas a cabo por agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Jefatura Superior de Policía melillense se iniciaron a raíz de seis denuncias presentadas en Motril (Granada), Játiva (Valencia), Burriana (Castellón), Montilla (Córdoba), Pamplona y Valencia, entre los días 10 de junio y 22 de julio de 2019, por extracciones en cajeros automáticos que los titulares no habían realizado y que acabaron con la identificación, localización y detención del autor confeso de los hechos.

El portavoz policial ha explicado que el 'phishing' es una modalidad delictiva que se caracteriza por la suplantación de la identidad, la obtención de datos confidenciales mediante engaño y el ánimo de lucro.

El delincuente se hace pasar por una entidad bancaria muy conocida imitando sus páginas virtuales originales, enviando de forma masiva correos electrónicos a los clientes de dicha entidad: les informa que sus claves y contraseñas han expirado y que deben reiniciarlas en un enlace que se facilita en un plazo máximo de dos días. Así es como recaban los datos bancarios de sus víctimas, a las que suplantarán mediante la generación de tarjetas bancarias virtuales, para hacer las extracciones en los cajeros automáticos que dispongan de una aplicación que hace innecesarias las tarjetas físicas de plástico.

Con esta forma de actuación el detenido consiguió extraer a estas seis personas un total de casi 6.000 euros en efectivo, si bien hubo multitud de tentativas de extracción que fueron rechazadas por las entidades bancarias. En uno de los casos denunciados "dejó a la víctima en un lamentable estado de extrema necesidad, a la que intentó extraerle de su cuenta bancaria hasta en 20 ocasiones con cantidades cada vez más pequeñas, todas ellas rechazadas por falta de fondos", ha dicho por último la citada fuente.

Contador

Para leer más