Actualizado 26/03/2015 23:02 CET

Los imputados hicieron "uso proporcionado de fuerza" en la valla de Melilla

Dispositivo policial marroquí al otro lado de la valla de Melilla
EUROPA PRESS/PRODEIN MELILLA

MELILLA, 26 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los ocho agentes de la Guardia Civil de Melilla que han prestado declaración este jueves como imputados ante el Juzgado de Instrucción número 2 de Melilla han defendido que hicieron un "uso proporcionado de la fuerza" durante su actuación para hacer frente a una avalancha de 300 inmigrantes subsaharianos.

Según han informado a Europa Press fuentes judiciales, los guardias civiles han prestado declaración uno a uno "durante cinco horas" ante el titular del juzgado, el magistrado Emilio Lamo de Espinosa, que les interrogó sobre su intervención después de que fueran denunciados por una organización no gubernamental local, Prodein, con un vídeo como principal prueba.

Los agentes, además, han destacado durante su relato de los hechos la "extrema violencia" empleada por los inmigrantes, como demuestra el hecho de que cinco guardias civiles resultaran heridos, uno por traumatismo craneoencefálico tras caer desde cinco metros de altura tras recibir "una patada" de un inmigrante que se negaba a bajar de la alambrada. Asimismo, recordaron que fue reparado un tramo de valla que quedó "parcialmente derrumbado" tras ceder al peso de unos 140 encaramados.

Las citadas fuentes han señalado que el juez no ha tomado ninguna decisión este jueves después de oír la versión de los ocho agentes, por lo que "continúan en calidad de imputados", y que tras la toma de declaraciones "seguirá con las diligencias de investigación". Asimismo añadieron que el magistrado está a la espera "de que le llegue algún informe" y que una vez que dé estos pasos, "tomará una decisión, que puede ser seguir adelante o archivar el caso".

La avalancha del 15 de octubre de 2014, protagonizada por unos 300 subsaharianos, se saldó con la entrada de ocho inmigrantes y más de una decena de heridos, cinco de ellos guardias civiles y otros cinco inmigrantes, que tuvieron que ser atendidos en el hospital y a pie de valla.

Los agentes llamados a declarar "en calidad de imputados" lo son "en relación a la acción que ha sido documentada en soporte videográfico de actuaciones", según el cual un inmigrante, conocido como Dani, fue "rodeado y golpeado por un grupo de guardias civiles" cuando bajaba por una escala de la valla de Melilla, "siendo posteriormente trasladado en volandas hasta Marruecos desde España atravesando el perímetro fronterizo".

Para leer más