Llegan a Chafarinas 30 migrantes, entre ellos cuatro menores y cuatro mujeres, y son trasladados a Melilla

Publicado 19/10/2018 19:41:20CET

MELILLA, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

Una patera con 30 inmigrantes ha alcanzado la madrugada de este viernes las Islas Chafarinas, un archipiélago de soberanía española situado a 27 millas náuticas de Melilla y a 1.9 de la costa de Marruecos, isla habitada por un destacamento militar que se encarga de su custodia y vigilancia, y sin población civil, y posteriormente han sido trasladados por Salvamento Marítimo a Melilla.

Según ha informado un portavoz de la Delegación del Gobierno, la embarcación arribó las 2m30 horas a las Islas Chafarinas con un total de 30 subsaharianos, de ellos 26 son hombres, de los cuales cuatro son menores y cuatro mujeres. "Todos ellos se encuentran en buen estado de salud", ha apuntado la Delegación.

La citada fuente ha detallado que "a través de Salvamento Marítimo han sido traídos a Melilla" y ha avanzado que "actualmente se encuentran en dependencias policiales" pero no ha precisado si, como viene siendo habitual, los inmigrantes adultos varones serán devueltos a Marruecos mientras permanecerán niños y mujeres por razones humanitarias.

En estos momentos todavía se les está tomando filiación, pero por las características del caso se aplicará el protocolo en los casos de las islas y peñones españoles del norte de África, es decir, cuando se trata de varones adultos, los que suelen llegar a las islas españolas norteafricanas --Chafarinas, el Peñón de Velón y Alhucemas-- son generalmente devueltos al reino alauí, independientemente de la nacionalidad de los mismos, salvo si son solicitantes de asilo. Los niños y mujeres nunca han sido repatriados por razones humanitarias.

El último caso similar ocurrió el pasado 20 de junio de 2018. España entonces devolvió a Marruecos a ocho de los 13 inmigrantes que accedieron el domingo 17 de junio a las Islas Chafarinas, al aplicar el acuerdo de readmisión que existe entre España y Marruecos de 1992, mientras que los cinco restantes permanecieron en el país al ser solicitantes de asilo.

Las autoridades españolas, tanto en los gobiernos del PP como del PSOE, actúan así para evitar que las islas y peñones de soberanía española en el Norte de África se conviertan en una nueva vía de entrada de inmigración irregular a España.