El nuevo PGOU de Ceuta protegerá sus dos grandes espacios naturales y orientará su crecimiento hacia la frontera

Publicado 22/09/2019 14:59:01CET

CEUTA, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

El nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Ceuta blindará la protección medioambiental y paisajística de sus dos zonas verdes especialmente relevantes, los ámbitos LIC-ZEPA de Calamocarro-Benzu y los Acantilados del Monte Hacho y su entorno, y orientará el crecimiento de la ciudad hacia su borde sudoeste, donde se encuentra la frontera del Tarajal y la barriada del Príncipe.

Al renunciar a catalogar más suelo como urbano en las faldas del Hacho se ha aumentado la superficie con esa categoría en el entorno del Príncipe Alfonso "en ámbito de titularidad municipal que procede de actuaciones de transformación de urbanización ya ejecutadas de acuerdo con el planeamiento en vigor --de 1992--".

La Memoria Ambiental elaborada por el Gobierno local y el Ministerio para la Transición Ecológica para cerrar el expediente y volver a someterlo a la consideración de la Asamblea identifica dos "oportunidades" en la ciudad para potenciar su crecimiento.

Se trata, por un lado, de "la existencia de grandes zonas de suelo clasificado como urbano que no se ha desarrollado plenamente o sobre las que, estando actualmente ocupadas por instalaciones militares, existe una previsión de desafección en el marco de los posibles convenios de suelo con el Ministerio de Defensa con el fin de destinarlas a usos dotacionales".

Por otro, de "zonas muy significativas del patrimonio natural" que se quiere "preservar y potenciar como valores al servicio de la ciudadanía con la vocación de configurarse como ámbitos de esparcimiento y proyección turística que ello trae aparejado".

El documento, a cuyo contenido ha tenido acceso Europa Press, apuesta por priorizar la utilización de las bolsas de suelo disponibles en el suelo urbano "con carácter previo a la clasificación de suelo urbanizable", es decir, "un criterio centrípeto de crecimiento frente al habitual crecimiento centrifugo".

El objetivo es "generar una ciudad compacta que garantice la optimización de un recurso escaso como es el suelo" con un escenario de "entorno a 60 viviendas por hectárea" como "un adecuado límite superior que evite la hipertrofia del suelo urbano". También se busca "perfilar un proyecto urbano para que Ceuta pueda ser una ciudad media dinámica, de elevada calidad urbanística y medioambiental, atractiva para vivir y que se constituya en una plataforma adecuada para la implantación de actividades".

EJE PUERTO-FRONTERA

La ubicación de grandes infraestructuras de servicios urbanos incluye "el eje viario Puerto-Frontera" pese a que el Ministerio de Fomento ha dejado temporalmente en suspenso la construcción de esa nueva carretera, que se sigue considerando "un elemento estructurante del Campo Exterior absolutamente necesario".

Es por ello que se ha previsto "una reserva de suelo para su implantación" que ha servido, a su vez, "como base para la ubicación de un gran polígono de actividades económicas" a medio camino entre los muelles de la bahía norte y el paso fronterizo del extremo sur.

Contador