Actualizado 13/09/2015 10:30 CET

Charlie Hunnam, arrepentido de no ser Christian Grey

   MADRID, 12 Sep. (CHANCE) -

   Siempre que se le hace una entrevista por un nuevo proyecto se le pregunta por lo mismo: Cincuenta sombras de Grey. Charlie Hunnam se arrepentirá una y mil veces de haber rechazado el papel de Christian Grey, no solo porque lo tenga clavadito como una espina, sino porque se lo recordamos incesantemente los periodistas.

   El actor de 35 años asegura que la decisión que tuvo que tomar fue desgarradora. “Fue la peor experiencia personal de mi vida. Fue lo más destructivo emocionalmente y difícil que he tenido que afrontar a nivel profesional”, decía el protagonista de Sons Of Anarchy a la revista V Man, a la que ha concedido una extensa entrevista en la que aparece de lo más sexy presumiendo de torso al desnudo.

   El intérprete mantiene que no fueron las escenas de sexo las que motivaron el rechazo al proyecto en el último momento, sino el compromiso profesional que había adquirido un año antes con Guillermo del Toro para protagonizar La cumbre escarlata. “Yo ya había dado mi palabra, no podía evitarlo, él es mi amigo y había prometido hacer una película con él. Fue una decisión muy difícil”, destaca el británico. Asimismo, Charlie recuerda que ya había mantenido escenas de sexo homosexuales cuando rodó con 18 años Queer As Folk y que nada tenía que ver la percepción exterior con los motivos reales de tener que decir ‘no’ a la saga de E. L. James.

   Arrepentido de desaprovechar una oportunidad como la que le brindó la saga erótica, cuya primera entrega recaudó nada más y nada menos que 569 millones de dólares, Hunnam afrontar esperanzado la respuesta a sus próximos estrenos, el primero el drama fantástico del director mexicano que llegará a las pantallas españolas el 9 de octubre. En 2016 está previsto la presentación de The Lost City Of Z, junto a Sienna Miller y Robert Pattinson, y para el mes de julio, la versión de Guy Ritchie del Rey Arturo, en la que también participan Jude Law, Eric Bana y David Beckham.