Actualizado 25/11/2021 10:34 CET

Cayetano Martínez de Irujo sobre la presencia de Tana Rivera en la misa por su madre: "Demostró que es libre, sin miedo"

Cayetano Martínez de Irujo, tras asistir a los Premios BMW de Pinturae
Cayetano Martínez de Irujo, tras asistir a los Premios BMW de Pinturae - EUROPA PRESS

   MADRID, 25 Nov. (CHANCE) -

   La polémica sobrevuela nuevamente a la Casa de Alba tras misa funeral que Cayetano Martínez de Irujo organizó el pasado domingo en Sevilla en memoria de su madre, la inolvidable Duquesa de Alba, con motivo del séptimo aniversario de su fallecimiento. Un homenaje en el que el jinete no contó con el apoyo de ninguno de sus hermanos, algo de lo que se lamentaba a las puertas del Templo de los Gitanos, agradeciendo a Eugenia y Fernando que al menos hubiesen colaborado económicamente con la esquela y las flores. Quien sí estuvo a su lado fue su sobrina Tana Rivera, a quien el Duque de Arjona abrazaba profundamente emocionado a su llegada a la misa.

    Tres días después de este momento tan emotivo Cayetano Martínez de Irujo ha reaparecido en los Premios BMW de Pintura celebrados en el Teatro Real y ha tenido unas preciosas palabras para su sobrina Cayetana, confesando que "fue una gran alegría que apareciese". "Demostró ser una mujer con personalidad y sin miedos, ni complejos", ha señalado, añadiento posteriormente que con su presencia en la misa la hija de Eugenia "demostró que es libre, independiente".

    No sabemos qué habrá querido decir con ello el jinete, que molesto ha negado que no tenga relación con sus hermanos, como se ha apuntado en los últimos tiempos: "Que no nos llevemos... no sé, lo sabes tú", ha reprochado al reportero, dejando claro que la ausencia de gran parte de la familia en la misa por su madre no tiene nada que ver con su trato con sus hermanos Carlos, Alfonso o Jacobo Fitz-James Stuart.

    Además, Cayetano ha respondido a los comentarios de que no es necesario celebrar homilías en memoria de su madre, ya que hace siete años que falleció y, rotundo, ha explicado que "es lo normal, una misa al año. Por mi padre se hizo 30 años, 30 años haciendo misa en Loeches donde él estaba enterrado, por mi madre lo mismo. Es una cuestión personal, de compromiso, es lo mínimo que se merece".

Cargando el vídeo....

Cargando el vídeo....

Contador