Actualizado 03/06/2015 12:30 CET

Hugo Silva y su novia Mary Ruiz muy cómplices en el concierto de AC/DC

HUGO SILVA
Foto: EUROPA PRESS

   MADRID, 3 Jun. (CHANCE) -

   Las parejas de famosos más rockeras del concierto AC/DC fueron Hugo Silva y Mary Ruiz, Arantxa de Benito y Agustín Etienne y también, Fonsi Nieto inseparable de su novia Marta Castro. Un ambiente muy cañero en el que todos disfrutaron el pasado martes de una buena dosis de rock en el segundo de los conciertos ofrecidos por la mítica banda australiana en el madrileño estadio Vicente Calderón.

   En el recital, la banda australiana hizo un repaso por sus grandes éxitos, aunque también hubo tiempo para incluir en el repertorio temas de su más reciente trabajo en estudio. La maquinaria en directo no se ha resentido de la ausencia de Malcolm Young ni del baterista Phil Rudd. Y es que al pie del cañón sigue el más joven de los Young, con su look de escolar y, sobre todo, una guitarra chisporroteante que siempre y en cada uno de los temas tiene la última palabra.

HUGO SILVA Y SU NOVIA MUY CÓMPLICES EN PÚBLICO

   Aunque suelen ser muy reservados a la hora de mostrar su amor en público, la pareja de actores Hugo Silva y Mary Ruiz se mostraron muy cómplices a la entrada del espectáculo musical donde la actriz le prestó su teléfono móvil a Hugo para que hiciera una llamada. Más tarde se reunieron con un grupo de amigos para disfrutar juntos de la banda de rock.

   Arancha de Benito, ex pareja del futbolista Guti, y su novio disfrutaron como unos adolescentes del concierto al que acudieron por motivo del cumpleaños del hermano de Arantxa quien aseguró que fue porque "es regalo de mi hermano que es su cumpleaños mañana así que a disfrutar".

Arancha de Benito con su novio y su hermano en el concierto de AC/DC

   Sin duda uno de los momentos de máximo fervor se vivió con el solo de guitarra de diez minutos con Let there be rock, un derroche de vigor físico en el que a sus 60 años recorre el escenario de lado a lado y se interna entre el público por una pasarela que se iza como un altar, reservado exclusivamente para este momento de gloria personal en el que acaba por los suelos.

   Dos viejos conocidos suplen los puestos vacantes: Chris Slade a la batería y Stevie Young, su sobrino, sustituye a Malcolm a la guitarra rítmica, como ya hiciera brevemente en una gira en 1988.