Actualizado 08/07/2010 20:25 CET

Everybody loves Paul

El pulpo Paul elige a España
REUTERS

MADRID, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

Jamás un pulpo que no llevara pimentón y cachelos generó tanta expectación en nuestro país. El cefalópodo Paul ha superado en Google el fenómeno Sara Carbonero, en Facebook tiene detractores y amantes e incluso ha generado más comentarios en Twitter que Puyol, el encargado de meter a España en la final de la Copa del Mundo.

Es el pitoniso de moda en Alemania, pero no es alemán. Nacido en Inglaterra, fue adoptado por el país cuya selección no juega ahora un solo partido sin consultarle el resultado. Lleva años con ellos, pero ha sido con el Mundial de Sudáfrica con el que ha alcanzado la fama internacional gracias a sus acertadas predicciones.

Paul, residente habitual del Sea Life de Oberhausen, al Oeste de Alemania, pronosticó que la selección teutona vencería contra Australia, la derrota contra Serbia, y las sucesivas victorias contra Ghana, Inglaterra y Argentina. La última predicción, la de la victoria de España en semifinales.

Del pulpo Paul se dice que sólo falló una vez: en la final de la Eurocopa de 2008, cuando la selección española derrotó a la alemana gracias al gol de Fernando Torres. Su fiabilidad preocupa, incluso al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero: "Estoy preocupado por el pulpo porque evidentemente ha sido muy espectacular que haya acertado".

Aunque hasta el momento sólo ha realizado predicciones sobre la selección de Alemania, Paul volverá a ejercer de psíquico este viernes, para determinar quién ganará la Copa del Mundo. La expectación es tal que desde Holanda se han emitido informaciones amañadas sobre las predicciones del pulpo.

Si Paul predice la victoria de Holanda, el líder del PP, Mariano Rajoy, lo tiene claro: "Toda regla general tiene su excepción. No va a acertar en el caso del domingo". En caso de que acierte, el que lo tiene claro es el ministro de Industria, Miguel Sebastián: "Al pulpo hay que traérselo a España y declararlo héroe nacional".

Por el contrario, el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, le ha deseado al molusco otro destino mejor que nuestro país, si no quiere acabar sazonado con pimentón y acompañado de cachelos: "Creo que, acertando como acierta, merece mejor destino". Pero es que la idea de la pitanza no sólo ronda la cabeza del titular de Justicia.

ASILO PARA EL PULPO PAUL

De hecho, es una de las principales preocupaciones de los usuarios de Internet: que el pulpo acabe siendo devorado en cualquier restaurante alemán. Por ello, se han creado clubes de fans que buscan apoyos para salvarle e incluso para que viaje a España y quede a salvo de germanos enfadados.

Sensible a estas peticiones, la ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, ha llegado a declarar que va a "solicitar en el Consejo de Ministros de la UE del próximo lunes que se active una veda para que no se lo coman los alemanes". Ni los teutones... ni los argentinos.

Cuando Paul vaticinó la derrota de Argentina frente Alemania, rápidamente apareció un grupo en Facebook: 'Matemos al pulpo Paul si perdemos con Alemania'. Cuando el 4-0 a los de Maradona se cumplió, 3.000 personas se apuntaron al grupo dispuestos a cumplir la amenaza. Algunos incluso propusieron sucesores al pulpo: 'El tortugo Jorge' o 'El Yorkshire vidente'.

A este grupo se suma el de 'Hagamos paella de pulpo Paul', con más de 1.000 seguidores y frases del tipo: "No me gusta comer pulpo pero me uno a cocinarlo por traidor" o sugerencias como la de un ciudadano alemán que se ofrece para secuestrarlo y enviarlo "por correo express".

No obstante, el cefalópodo cuenta con sus propios admiradores en su página oficial, donde más de 4.000 personas muestran su apoyo a diario. De hecho, en España, tras la victoria del miércoles, se ha convertido en todo un fenómeno en las redes sociales. En twitter, 'Pulpo Paul' fue 'trending topic', por encima de Puyol, autor del gol frente Alemania.

'Yo creo en el pulpo Paul', 'El pulpo del mundial sabe más que un experto', 'El pulpo Paul no es de este mundo', 'Los niños, los borrachos y el pulpo Paul... siempre dicen la verdad' o 'Quiero al pulpo Paul en mi casa para ganar las quinielas del fútbol', son algunos de los grupos creados por españoles en Facebook y que ya suman miles de seguidores.

Quizás otra buena opción para el cefalópodo sería exiliarse a algún país que no haya tenido que enfrentarse a Alemania en la copa del mundo. Por ejemplo, en Mexico le recibirían con los brazos abiertos, tal y como aseguran los miles de fans en Facebook, que quieren nombrarle "director técnico de la selección" de dicho país.

Para leer más