Jaime Ostos: "Estoy viviendo de las rentas de una buena vida"

Jaime Ostos
BEATRIZ VELASCO
Actualizado 31/05/2012 15:49:04 CET

MADRID, 31 May. (Alba González) -

A sus 81 años y retirado de los ruedos, Jaime Ostos ya ve los toros desde la barrera. Incluso los televisivos, aunque todavía eche el capote de vez en cuando e intente torear. Sea como sea, como él mismo confiesa, Jaime vive de las rentas de una buena vida. Ahora disfruta de su jubileo con sus hijos y su mujer, María de los Ángeles Grajal.

Precisamente, uno de sus hijos, Jaime Ostos Jr., acaba de contraer matrimonio con Yolanda García Cereceda en la finca que Ostos tiene en Carolina del Norte. Sin embargo, el feliz padre no pudo asistir a la ceremonia. Ni él, ni su mujer, ni su hermano Jacobo. Sin embargo, el torero afirma que está orgulloso de sus hijos y que el recién casado está muy bien.

-Hoy viene a apoyar a un amigo...

-Yo apoyo a todo lo que esté vestido con un traje de luces. A todos ellos les tengo un respeto muy grande, casi más que a la familia. Ponerse delante de un toro es más difícil que ponerse delante de tu padre, madre, tío...

-Para ser torero hay que ser muy valiente, ¿verdad?

-Hay que ser distinto a los demás. El toreo es un ballet donde juegas con la muerte.

-¿Usted echa de menos los ruedos?

-No que va, lo echaría de menos si no hubiese tenido suerte. Pensé llegar a un sitio y lo superé por 10 o 12 veces más, por eso estoy feliz y contento. He toreado en países como Angola o Mozambique, así que he trabajado en todo el mundo durante 35 años.

-Y ahora le toca verlos desde la barrera...

-Justo. Ahora me toca verlo desde la barrera y sufro más que cuando estaba delante de ellos. Ves como el toro le puede dar una cornada a un compañero y no sabes qué trayectoria tiene. Y cuando uno lo ha sufrido sabe lo duro y doloroso que es eso.

-¿Hay algún compañero por el que sufra especialmente?

-Por los tres que salen cada tarde. Al único que le tengo un cariño especial es a Jaime Ostos.

-¿Y qué tal está, Jaime?

-Estupendamente. Muy bien, de verdad. Estoy viviendo de las rentas de una buena vida.

-¿Cómo vive ahora que se ha retirado?

-Yo siempre he vivido bien, desde que mi madre me parió. Nací en una casa donde normalmente no hacía falta de nada, teníamos gente de servicio, todos estudiaron en universidades - tengo dos hermanos que son ingenieros agrícolas - mi otro hermano se acaba de retirar de director general de la casa rural de Sevilla, mi primo hermano es capitán general de la Guardia Civil... Somos una familia de gente muy conocida y una familia de gente de estudios.

-¿Ahora se dedica a disfrutar de su mujer y sus hijos?

-Antes disfrutaba de las mujeres, ahora de la mujer nada más. Cuando uno se casa contrae unas obligaciones y hay un refrán que dice que no hagas lo que no quieras que te hagan.

-Y ¿ha hablado con su hijo después de la boda?

-Acabo de hablar con él y está muy bien. También he hablado con Jacobo, que acaba de llegar de Valencia y allí le van muy bien los negocios.

-¿Está usted orgulloso de sus hijos?

-Mucho, porque son gente que no conoce la maldad y siempre han estado al lado de la gente que lo necesita.