Actualizado 20/07/2014 9:10:51 +00:00 CET

Raul Meireles y su mujer Ivone Viana, pasean sus cuerpos tatuados por Ibiza

Raul Meireles y su mujer Ivone Viana en Ibiza
Foto: JOSÉ RUIZ

MADRID, 20 Jul. (CHANCE) -

   Después de una temporada larga y agotadora con Mundial de Fútbol en Brasil, la mayoría de los futbolistas se encuentran disfrutando de sus vacaciones estivales a la espera de incorporarse con sus respectivos equipos. El jugador portugués Raul Meireles es uno de ellos.

   Acompañado de su mujer, Ivone Viana, el futbolista se relaja en nuestro país. Un año más ha viajado a la isla de Ibiza para disfrutar de su clima, de sus playas, de su gastronomía y de su diversión. Con él ha viajado su familia, también asidua a las pitiusas.

   Cada vez son más los rostros conocidos que eligen la paradisíaca isla de Ibiza para disfrutar de sus vacaciones estivales. Últimamente las pitiusas se abarrotan de futbolistas que se desplazan hasta allí para relajarse y divertirse en las aguas cristalinas de la isla una vez que ha finalizado el Mundial de Brasil. Los últimos jugadores internacionales vistos han sido los alemanes Marco Reus y Mario Gotze.

   No solo los jugadores españoles se decantan por este escenario, también son algunos futbolistas extranjeros los que prefieren nuestro país a la hora de disfrutar de unas merecidas vacaciones tras una dura temporada. Este ha sido el caso del centrocampista  del Fenerbache, que ha viajado con su mujer a España para disfrutar de unos románticos días de descanso.

   Raul e Ivone causaron sensación durante la jornada playera, y es que lucieron sus espectaculares cuerpos tatuados y con piercings. Los enamorados, se relajaron al sol ibicenco mientras tomaban el sol en una hamaca.

LOS ENAMORADOS DISFRUTARON DE UN REFRESCANTE Y APASIONADO BAÑO EN EL QUE DERROCHARON BESOS, CARICIAS Y ABRAZOS ACUÁTICOS

   Por lo que respecta a Raul, éste llevaba casi todo su cuerpo tatuado, menos su pierna izquierda. Además lucía un llamativo look con barba y cresta. En cuanto a los piercings, el futbolista lucía uno en su oreja izquierda. Muy coqueto, llevaba su bañador remangado para que no le quedara ninguna marca por el sol.

   En cuanto a su esposa, ésta también lucía casi todo el cuerpo tatuado, aunque menos que su marido. Lució su impresionante figura enfundada en un bikini bicolor con tanga dorado y parte de arriba rosa flúor. Tras relajarse al sol en una hamaca, el matrimonio disfrutó de un refrescante y apasionado baño.

Para leer más