Actualizado 09/11/2015 15:54

Los amigos y enemigos de Felipe y Letizia... en La corte de Felipe VI

La corte de Felipe VI, libro enemigos y amigos de la pareja real
LOS REYES FELIPE VI Y DOÑA LETIZIA EN EL DÍA DE SU

   MADRID, 8 Nov. (CHANCE) -

   Al igual que Gonzalo Chacón, Gutierrez Gómez de Fuensalida, Andrés Cabrera, Gonzalo de Córdoba o Beatriz de Bodadilla fueron las personas de confianza de los Reyes Católicos o en el caso de Carlos V se le adjudicó ese papel a personajes claves de su reinado, como Fernando de Alba, Mercurino Gattinara, Nicolás Perrenot de Granvela o Francisco de Borja, el Rey Felipe VI también tiene su corte.

   Un séquito en el que no faltan amigos, enemigos y validos, aunque, a diferencia de sus antepasados, a los habituales aliados de la nobleza y del ejército, se suman un nutrido grupo de civiles, que van desde sus compañeros de vela hasta los abogados, periodistas, empresarios y asesores que trabajan muy de cerca con el monarca y su esposa, la Reina Letizia, para regenerar una institución, azotada por la crisis, imputaciones y por la opacidad que caracterizó el reinado de don Juan Carlos, poco o nada que ver con las maneras de su hijo.

DANIEL FORCADA Y ALBERTO LARDIÉS DESCUBREN LOS ALLEGADOS A ESTA NUEVA MONARQUÍA

   Así se desvela la intrahistoria del reinado del actual monarca español en el libro La corte de Felipe VI (La esfera de los libros), una obra de Daniel Forcada, periodista de El Confidencial, y de Alberto Lardiés, redactor de El Español, en cuyas páginas se exponen con todo lujo de detalles los círculos más cercanos a los actuales inquilinos de La Zarzuela. Un año de trabajo, de muchas entrevistas y cientos de cafés para descubrir los entresijos de una institución que, en cuestión de poco más de una década, ha pasado de ser intocable a convertirse en el centro de las miradas y comentarios de casi todos.

Los autores de 'la corte de Felipe VI'

   El capítulo quinto, dedicado a sus amigos regatistas y a la corte de Letizia, nos presenta a su entorno más cercano, confesores y consejeros cautelosos, prudentes y reservados, civiles y militares, que han compartido vivencias personales con el monarca y al que rinden pleitesía desde la más absoluta reserva.

ANÉCDOTAS Y ALGUNA TRAVESURA POR PARTE DE FELIPE VI

Divertida es la anécdota con la que arranca el episodio dedicado a sus compañeros de aventuras marítimas en el CAM –más tarde renombrado como Hispano tras la intervención del Banco de España sobre la Caja de Ahorros del Mediterráneo, patrocinador de este barco de vela que llegó a participar en la Copa del Mundo–, en el que Felipe VI le coge a su padre sin permiso dos de los puros habanos que el comandante Fidel Castro le envía regularmente por valija diplomática, para continuar la cena navideña que compartía con cinco o seis amigos regatistas.

"Fuimos allí, abrimos la caja donde los tenía y le birlamos dos puros de p**a madre. No se debió dar cuenta, porque no dijo nada. Y nos lo fumamos entre cinco o seis que éramos", les relataba a los autores uno de los testigos de aquella travesura de adultos.

   Tal y como desvelan Forcada y Lardiés, el monarca cuenta con amigos de la alta sociedad desde su época de estudiante en el Colegio de Los Rosales, pero también ha forjado un nutrido grupo de compañeros en los barcos de la Armada (Sirius y Aifos) y de embarcaciones civiles, dos mundos, el de los nobles y el de los plebeyos, que, como el aceite y el agua, jamás han congeniado en las contadas ocasiones en las que han coincidido.

"No se pueden mezclar. Tienes que tener claro lo de las dos ramas. Los pijos y los normales. Si Felipe va de copas con Fernando León no irá con Álvaro Fuster. Y si va con Fuster no irá con Fernando ni de coña. Yo con esos otros ni me relaciono ni quiero relacionarme. Este grupo es más de tomar copas y de reírnos, de ir a su casa en La Zarzuela y estar tomando algo. Los Fuster y todos esos son cortesanos", decía uno de esos vasallos que accedió a hablar con los autores.

En esa pandilla de singladura se incluyen a Fernando León Boissier, que fue novio de la infanta Cristina; Francisco Sánchez Luna, medallista olímpico, exconcejal del PP en Alicante, investigado por un supuesto delito de fraude fiscal e imputado en un caso de corrupción por tráfico de influencias, cohecho y prevaricación; Juan Luis Wood Valdivieso, ex olímpico, bróker y apoderado de Mirabaud Finanzas Sociedad de Valores; y Jaime o Jaume Anglada, músico y compositor.

   De todos ellos, es con este último con el que la reina Letizia ha congeniado mejor y no han dudado en sorprendernos con visitas a Mallorca donde Jaume Anglada realiza algunos de sus conciertos, y también con su mujer, María Pilar Aguiló. Según el propio músico, ambos se comportan de la manera más natural del mundo cuando se encuentran juntos y se muestran especialmente cariñosos con una de las hijas de Jaime, que padece una discapacidad. Anglada y Wood, junto a sus familias, se suelen alojar en el palacio cuando visitan Madrid. "Con este grupo, Letizia está más involucrada porque son más como ella ha sido toda la vida. Pueden ir al cine y no tienen que guardar las formas y pueden ir a su casa, que es una casa normal, humilde, como la tuya o como la mía, y no pasa nada. Ella se encuentra más a gusto con este tipo de gente que con los otros, los pijos. A parte de que en el otro grupo, la mayoría van a ver qué es lo que sacan. Y estoy seguro de que algo sacan", les confirmaba un confidente a los periodistas tal y como se recoge en esta declaración.

   Son claves también en la afición por la vela de Felipe varios compañeros de aventuras en la saga de los Sirius y de los Aifos, como el almirante Marcial Sánchez Barcáiztegui, ya fallecido; los hermanos Jaime y Juan Carlos Rodríguez Toubes, y algunos excompañeros de promoción, como el capitán de fragata Ricardo Maldonado, los gemelos Jorge y Carlos Ortiz, conocidos como los ‘Tupis’, Alejandro Blecua, al que sus amigos llaman Rambo, y el guardiamarina Ignacio Iturrioz. Tal y como relatan los autores, a todos ellos les unen tres décadas de amistad y una lealtad a prueba de bombas, propia de "los hombres de la milicia". Los encuentros, en este caso, son mucho más reservados, en casa de unos y de otros, aunque también estuvieron presenten en momentos claves de la vida del monarca, como su enlace con doña Letizia y en la proclamación del 19 de junio.

   Esa misma lealtad, pero llevada al grado de "tumba inescrutable", como lo definen los escritores, es de la que hacen gala la 'guardia de corps', formada por algunos de sus mejores amigos, esos que ocupan puestos de relevancia en el nuevo organigrama de la Casa del Rey, y que salen muy detallados en el sexto capítulo. Forcada y Lardiés precisan quienes son estos guardias reales, oficiales de su misma promoción, con los que comparte más horas de intimidad, como partidos de pádel o cenas y salidas nocturnas. Entre ellos, el teniente coronel Fernando Rocha y Castilla, que fue testigo de su boda en 2004; el coronel Fernando Morón; Fernando Carrillo Cremades, el responsable del Grupo de Apoyo de la Guardia Real; el teniente coronel Francisco Javier Vidal; y Eduardo Díaz Monje, número uno de la promoción de Felipe. Junto a ellos, Miguel Herráiz, teniente coronel de la Guardia Real, responsable directo de la seguridad del monarca y de su familia. Solamente este último y su mujer, profesora de inglés de la Princesa Leonor y de la Infanta Sofía, se han ganado la confianza de la reina, hasta tal punto que ambos matrimonios han disfrutado de viajes de carácter privado, tal y como se asegura en el libro.

   Pocas, más bien contadas, son las esposas de los amigos de Felipe VI que han logrado su confianza y simpatía. La Reina Letizia ha sido centro de muchas de las críticas de los amigos oligarcas de su marido y le ha sido muy difícil encontrar personas de confianza en las que refugiarse, y que cumplieran con su obsesión por preservar su vida privada.

EL CÍRCULO DE LA REINA LETIZIA

Un búnker al que solo pueden acceder contadas personas, entre ellas sus amigas de la época de CNN Plus, como Cristina Palacios, Ana Prieto, Almudena Bermejo, Gina Montaner, Sonsoles Ónega, Mar Peiteado Mariscal, Ana Prieto Urbano, Inmaculada Aguilar; y su peluquera, Mari Luz Valero Reneses, la encargada de prepararla todas las noches antes de presentar el Telediario en TVE. La amistad entre ellas no se limita a las comidas, cenas o conciertos que comparten juntas, cada vez que sus amigas han necesitado de ella en momentos importantes de sus vidas, la monarca ha estado a la altura de las circunstancias.

Llama la atención las pocas amistades de su época en el ente público. En el libro se asegura que solo mantiene buena relación con María Oña y el matrimonio formado por los periodistas Lorenzo Milá y Sagrario Ruiz de Apodaca.

Más información