Actualizado 17/11/2015 12:16 CET

Cayetano Martínez de Irujo a Risto: "Viví un infancia muy triste"

MADRID, 17 Nov. (CHANCE) -

Cayetano Martínez de Irujo se ha sentado en el sillón de Risto Mejide en su programa Al rincón de pensar. Sin duda un programa que está dando mucho que hablar y parece que sí que le ha dado mucho para pensar, emocionar y contar lo que lleva dentro.

Este 20 de noviembre se cumple un año del fallecimiento de la Duquesa de Alba y mucho ha pasado desde entonces entre los hijos de Cayetana, entre los Martínez de Irujo y los Fitz James Stuart... y para que no quede en el olvido Alfonso Díez.

Durante estos meses mucho se ha hablado de la herencia, de los repartos y de las situaciones personales. Cayetano ha sido uno de los que más ha salido su nombre: Que si quería o no quería abandonar Liria, que si iba a hacer Artis, un restaurante en las caballerizas del palacio situado en la calle Princesa con Oscar Lozano que de momento no ha llegado a ningún lado por diferencias, que si se hablaba o no con el viudo, así como las fricciones surgidas con su exmujer, Genoveva Casanova tras pedir la revisión de la pensión de sus hijos y hasta la ruptura con Melani Costa. La relación con su hermano Carlos ha sido de lo más tensa por el reparto de los bienes de la Casa de Alba: "Se ha reducido bastante y por una cuestión familiar es duro de aceptar que el mayor se lleva la mayoría y todo lo más importante. Eso es duro y entiendo el sentimiento que se ha tenido yo y mis hermanos en algunas ocasiones", y aunque Risto quiso saber si se había planteado si era una decisión justa o no, Cayetano contestó: "Para qué me lo voy a plantear si desde que he nacido lo tengo inculcado que el primogénito se lleva todo y no es elegido, ha sido el mayor y le ha tocado a él", ha confesado a la pareja de Laura Escanes.

Poco acostumbrado a sentarse en un plató, se ha sentado con uno de los más duros de la tele, abriéndose en cuerpo y alma: "He rechazado fortunas por una exclusiva, y he puesto hasta 17 demandas y lo que se ha escrito sobre mí es muy injusto".

En 'casa de Risto Mejide' se ha atrevido a dejar libres sus sentimientos, incluso dejar escapar alguna lágrima, confesar que echó de menos a los Reyes en el funeral de su madre: "A mi me pareció mal, vino la infanta doña Elena que siempre ha sido cariñosa y cercana con nosotros y me sentó mal. Me pareció mal".

No ha dudado en comentar que le cae bien Albert Rivera, que no comulga con Putin y que estuvo "un par de veces con Urdangarín y me pareció osado porque ostentaba una cierta impunidad".

Le hemos visto enfadarse como mostrar su imagen más vulnerable en el emotivo homenaje en memoria de su madre, en Sevilla donde mostró su lado más sensible al romper a llorar como un niño al recordar a su progenitora.

Pero esta no es la primera vez que se ha sentido vulnerable y solo como él mismo reconoció mientras recordaba el matrimonio de su madre con Jesús Aguirre: "La época de Jesús fue dura para todos. Era un hombre solitario había sido jesuita, hijo único, no conocía lo que era una familia, nosotros eramos un poquito atípicos en todos los sentidos y mi madre era una mujer que había sido hija única y que había heredado un imperio. Nuestro padre, que había hecho la figura de padre se fue y yo tenía 9 años y tarde muchos años en superarlo. Jesús era un hombre duro y para todos fue duro, dos de mis hermanos ya vivían fuera porque se habían casado y se montó bastante revuelo porque no se esperaba".

Unos años muy difíciles para el hijo de Cayetana: "Yo era bastante rebelde, me había sentido muy solo, yo viví un infancia muy triste internamente. A los 15 años no quería más nanys y siempre estábamos solos con ellas. Lo enfrenté con mi madre luego después y ella no lo entendía y recuerdo que estuvo toda una tarde llorando porque eso fue duro. Le dije que me había sentido huérfano después de la muerte de mi padre y que no podía haber hecho la vida que hacían los demás, nunca me habían dado una explicación del porque era diferente a los demás. Discutimos y ella se dio cuenta de que había ejercido de Duquesa pero que nos había descuidado un poco. Yo me sentí solo, pero lo subsane y empezamos una relación nueva. De repente llegó Jesús Aguirre y yo estaba muy revelado. Jesús quiso ejercer conmigo de padre y además autoritario y para mi se había pasado ese momento y si lo hubiera hecho con cariño, igual me hubiera ganado".

El siguiente marido de su madre, Jesús Aguirre, que iba para cura, no suplió esa ausencia e incluso habla con dureza de él en el programa de Antena 3: "Cuando murió el marido de mi madre sentí alivio y tristeza". La relación entre Aguirre y los hijos de la mujer con más títulos nobiliarios del mundo, no fue todo lo buena que debía de haber sido y a pesar de la dureza, del que fuera novio de Mar Flores, tuvo toques de reconciliación aunque nunca descubiertos, ¿por qué? "Un día antes de la muerte de mi padrastro, lo que nadie sabe es que fui a su cama y él me pidió que le perdonase" y continuaba: "Jamás le conté a mi madre que me había reconciliado con su marido en su lecho de muerte".

Cayetano no tuvo problema en contestar a las preguntas sobre Genoveva Casanova y el deseo que tenía la Duquesa de que el matrimonio se reconciliase: "Lo resolvimos porque yo a Genoveva la tuve ahí. Tan solo tres personas vimos morir a mi madre y fuimos Genoveva, Eugenia y yo. Ella a Genoveva la quería muchísimo y ya se daba cuenta que somos muy diferentes y lo aceptó. Es que era muy cabezota, también quería que volviese Eugenia con Fran Rivera".

CAYETANO MARTÍNEZ DE IRUJO RENOVADO TRAS MOSTRAR SU IMAGEN MÁS VULNERABLE

Solo y abatido en algunos momentos de su vida, este mes de mayo pudimos ver la imagen más vulnerable de Cayetano Martínez de Irujo cuando asistía a la inauguración de la exposición pictórica Doña Cayetana, ¡va por usted! como homenaje a la desaparecida aristócrata.

Fueron momentos emotivos, llenos de cariño hacia la figura de Cayetana Fitz-James Stuart y su familia, en un acto en el que el propio Cayetano tomó la palabra y recordó lo difícil que para él fue siempre representar a su madre, pero que aún más lo era en ese día cargado de emociones. Al recordar que los restos mortales de la aristócrata descansaban en la Iglesia del Cristo de los Gitanos como era su deseo, rompía a llorar para sorpresa de los allí presentes.

Sin embargo recordó a sus hermanos, que estaban representados en su figura y tuvo unas emotivas palabras de agradecimiento hacia el marido de su madre en sus últimos años de vida, Alfonso Díez "ha hecho feliz a mi madre desde que se cruzó con ella hasta el último día, y le agradezco también de todo corazón lo que la ha cuidado y lo que ha supuesto para ella. A mí Alfonso me tendrá siempre a su lado hasta el final".

CAYETANO MARTÍNEZ DE IRUJO: "ME ALEGRO DE QUE EXTERIORICÉ LO QUE LLEVABA DENTRO"

CH: Buenos días Cayetano, todavía emocionado después del acto de Sevilla.
CMI: Sí venía en el tren pensando en ello y me costó mucho. Dije lo que sentía, el guión que llevaba no me sirvió para nada. Me alegro de que exterioricé lo que llevaba dentro. Espero hacer un esfuerzo con vosotros con los medios. Sólo pido que no me sigáis, que no me abordéis porque eso lo llevo muy mal. Lo demás os hablo con franqueza y honestidad.

CH: Sorprendido por el trato de la gente.
CMI: Ha habido un cambio enorme al que me estoy intentado adaptar. La gente me aborda con un cariño, con una admiración, con un recuerdo hacia mi madre que me llena de orgullo y me tiene muy sensibilizado.

CAYETANO MARTÍNEZ DE IRUJO, EL HIJO OJITO DERECHO DE LA DUQUESA DE ALBA

CH: Ella siempre decía de usted que era su ojito derecho y el más parecido a ella.
CMI: Lo que me ha quedado de ella fue la relación que tuvimos en los últimos cinco o seis años que fue una cosa impresionante. Lo más valido de todo es que ella escuchaba a mucha gente pero hacia caso a muy poca porque ella tenía una inteligencia muy superior a la habitual. Me hizo mucho caso y gracias a eso pudimos hacer muchas cosas para ayudar a la Casa, para remodelar la Casa y para estar donde estamos a nivel de patrimonio.