Actualizado 23/06/2017 16:55

Una estrella en formación parece desencadenar la aparición de otra

Protoestrella HOPS370 con flujo de escape hasra HOPS 108
OSORIO ET AL., NRAO/AUI/NSF.

   MADRID, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Nuevas pruebas sugieren que un chorro de material de movimiento rápido expulsado de una estrella en crecimiento puede haber desencadenado la formación de otra protoestrella más joven.

   "La orientación del chorro, la velocidad de su material y la distancia son los adecuados para este escenario", dijo Mayra Osorio, del Instituto Astrofísico de Andalucía (IAA-CSIC). Osorio es autora principal de un artículo que reporta en Astrophysical Journal los hallazgos, obtenidos con el telescopio Very Large Array (VLA) del observatorio Karl G. Jansky.

   El trabajo se centró en una gigantesca nube de gas a unos 1.400 años luz de la Tierra en la constelación de Orión, donde se están formando numerosas estrellas nuevas. La región ha sido estudiada anteriormente, pero Osorio y sus colegas llevaron a cabo una serie de observaciones con el VLA en diferentes frecuencias de radio que revelaron nuevos detalles.

Imágenes del par muestran que la protoestrella más joven, llamada HOPS (Herschel Orion Protostar Survey) 108, se encuentra en el camino de escape de la mayor, llamada HOPS 370. Esta alineación llevó a Yoshito Shimajiri y colaboradores a sugerir en 2008 que el shock de material rápido que golpeaba una masa de gas había provocado su colapso en una protoestrella.

   "Encontramos nudos de material dentro de este flujo de salida y pudimos medir sus velocidades", dijo en un comunicado Ana K. Diaz-Rodríguez, también de IAA-CSIC.

   Las nuevas mediciones dieron un importante apoyo a la idea de que la salida de la estrella más antigua había desencadenado el proceso de formación de la estrella más joven.

   Los científicos sugieren que el chorro de HOPS 370 (también conocido como FIR 3) comenzó a golpear la masa de gas hace unos 100.000 años, iniciando el proceso de colapso que finalmente llevó a la formación de HOPS 108 (también conocida como FIR 4). Otras cuatro jóvenes estrellas en la región también podría ser el resultado de interacciones similares, pero los investigadores encontraron pruebas de choques sólo en el caso de HOPS 108.

   Si bien la evidencia de este escenario desencadenante es fuerte, un hecho parece contradecirlo. La estrella más joven parece estar moviéndose rápidamente de una manera que indica que debería haberse formado en otra parte, aparte de la región afectada por la salida de escape de la estrella más vieja.

   "Este movimiento, sin embargo, podría ser una ilusión posiblemente creada por un flujo de salida de la nueva estrella en sí misma", explicó Osorio. "Queremos seguir observándolo durante un período de tiempo para resolver esta cuestión", agregó.