Actualizado 31/08/2016 17:50 CET

Hallan tres planetas gigantes en el sistema binario más pegado

Ilustración del nuevo extraño sistema
TIMOTHY RODIGAS.

   MADRID, 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Astrónomos han descubierto tres planetas gigantes en un sistema binario compuesto de 'gémelos' estelares que son hermanos de nuestro Sol. Una estrella alberga dos planetas y la otra acoge el tercero.

   El sistema representa la separación binaria más pequeña jamás observada en la que ambas estrellas albergan planetas. Los hallazgos, que pueden ayudar a explicar la influencia que los planetas gigantes como Júpiter tienen sobre una arquitectura de sistema solar, ha sido publicada en arxiv.org y ha sido aceptada para su publicación en The Astronomical Journal.

   El nuevo descubrimiento de un equipo de la Carnegie Institution es la primera detección de exoplanetas realizada únicamente sobre el Planet Finding Spectrograph --desarrollada por este organismo y montado en los Telescopios Magallanes en el Observatorio de las Campanas (Chile).

   Esta instrumento es confiable para encontrar planetas con órbitas de larga duración u órbitas que son muy elíptica más que circulares, incluyendo el nuevo trío de planetas descubierto en este estudio de estrellas gemelas. Esta capacidad especial proviene de una línea de base de observación durante seis años.

   "Tratamos de averiguar si los planetas gigantes como Júpiter a menudo tienen órbitas largas y/o excéntricas" explica Johanna Teske, coautora del trabajo. "Si este es el caso, sería una pista importante para averiguar el proceso por el que nuestro sistema solar se formó, y podría ayudar a entender dónde los planetas habitables son susceptibles de ser encontrados".

   Las estrellas gemelas estudiados por el grupo son llamados HD 133131A y HD133131B. Albergan dos planetas moderadamente excéntricos, uno que es, como mínimo, alrededor de una vez y media la masa de Júpiter y la otra de, como mínimo, un poco más de la mitad de la masa de Júpiter. La otra estrella alberga un planeta moderadamente excéntrico con una masa de al menos 2,5 veces la de Júpiter.

   Las dos estrellas están separadas por sólo 360 unidades astronómicas (UA). Esto es muy cerca para estrellas dobles con planetas detectados orbitando las estrellas individuales. El caso inmediato similar tiene una separación de alrededor de 1.000 unidades astronómicas.

   El sistema es aún más inusual debido a que ambas estrellas son "pobres en metales", lo que significa que la mayoría de su masa es hidrógeno y helio, a diferencia de otros elementos como hierro y oxígeno. La mayoría de los planetas gigantes de acogida son "ricos en metales". Sólo se conocen otros seis sistemas binarios de estrellas pobres en metales con exoplanetas, por lo que este descubrimiento es especialmente intrigante.

   Teske utilizó un análisis muy preciso para revelar que en realidad las estrellas no son "gemelas" idénticas, como se pensaba anteriormente, sino que tienen ligeramente diferentes composiciones químicas, por lo que resultan más bien el equivalente estelar de los mellizos.

   Esto podría indicar que una estrella devoró algún planeta al principio de su existencia, cambiando la composición ligeramente. Alternativamente, la fuerza gravitatoria de los planetas gigantes detectados puede haber tenido un fuerte efecto sobre otros planetas pequeños completamente formados expulsándolos hacia la estrella o hacia el espacio.

   "La probabilidad de encontrar un sistema con todos sus componentes era muy pequeña, por lo que los resultados servirán como un punto de referencia importante para la comprensión de la formación de planetas, especialmente en sistemas binarios", explicó Teske.