La misión Gaia comienza a cartografiar la 'barra' de la Vía Láctea

Actualizado 16/07/2019 19:01:49 CET
Distribución de estrellas en la segunda entrega de datos de la misión Gaia
Distribución de estrellas en la segunda entrega de datos de la misión Gaia - ESA

   MADRID, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

   La combinación de datos de la misión Gaia de la ESA con telescopios espaciales y terrestres ha deparado la primera medición directa del grupo de estrellas de la barra central de la Vía Láctea.

   El estudio, publicado en Astronomy & Astrophysics, lo han dirigido investigadores del Instituto de Ciencias del Cosmos de la Universidad de Barcelona (ICCUB, IEEC-UB) y del Instituto Leibniz de Astrofísica de Potsdam (Alemania).

   "Hemos observado especialmente dos de los parámetros estelares en los datos de Gaia: la temperatura superficial de las estrellas y la 'extinción', básicamente una medida de cuánta polvo hay entre nosotros y las estrellas, que oscurece su luz y las muestra más rojas", explica Friedrich Anders, miembro del ICCUB y uno de los autores del estudio que ha liderado la investigación.

   "Estos dos parámetros están interconectados, pero podemos hacer una estimación individual de ambos si añadimos información extra obtenida con la combinación de los datos del polvo y las observaciones del infrarrojo", continúa el experto en un comunicado.

   El equipo combinó los datos del segundo catálogo de datos de Gaia con varios estudios en el infrarrojo mediante un código informático llamado StarHorse, elaborado por Anna Queiroz, coautora del estudio, y otros colaboradores. Este código compara las observaciones con modelos estelares para determinar la temperatura superficial de las estrellas, la extinción y una estimación de la distancia.

Los astrónomos han obtenido cálculos más precisos de las distancias de 150 millones de estrellas (en algunos casos, la mejora es de un 20 % o más). Ello les ha ayudado a estudiar la distribución de estrellas en la Vía Láctea a grandes distancias, mejor de lo que puede hacerse solo con los datos de Gaia.

   "Con el segundo catálogo de Gaia examinamos un radio de unos 6.500 años luz alrededor del Sol, pero con el que publicamos ahora podemos ampliar al triple esa esfera Gaia, y llegar al centro de la Vía Láctea", explica Cristina Chiappini, del Instituto Leibniz de Astrofísica de Potsdam, donde se ha coordinado el proyecto.

   En el centro de la galaxia, los datos revelan claramente una característica estructura alargada en la distribución tridimensional de las estrellas: la barra galáctica.

   "Sabemos que la Vía Láctea tiene una barra, como la tienen otras galaxias espirales, pero hasta ahora solo teníamos indicaciones indirectas, a partir de los movimientos de las estrellas y el gas, o por el conteo de estrellas en el infrarrojo. Esta es la primera vez que vemos la barra en el espacio tridimensional, basándonos en mediciones geométricas de distancias estelares", destaca Friedrich Anders.

   "En definitiva, nos interesa la arqueología galáctica: queremos reconstruir cómo se formó y evolucionó la Vía Láctea, y para ello, debemos entender la historia de cada uno de sus componentes", añade Cristina Chiappini. "Todavía no se sabe cómo se formó esta barra -una gran cantidad de estrellas y gas rotando alrededor del centro de la galaxia-, pero con Gaia y otros estudios que se deben llevar a cabo durante los próximos años, creemos que vamos por el buen camino para averiguarlo", prevé la investigadora.