Un mundo a 650 años luz contiene valiosos minerales de tierras raras

Actualizado 10/05/2019 17:51:18 CET
Un mundo a 650 años luz contiene valiosos minerales de tierras raras
UNIVERSIDAD DE BERNA

   MADRID, 10 May. (EUROPA PRESS) -

   A 650 años luz de la Tierra, KELT-9 b, el exoplaneta más caliente conocido, presenta firmas de algunos de los codiciados minerales de tierras raras en nuestro planeta.

   Junto a firmas de hierro gaseoso y titanio en su atmósfera, una nueva investigación también han podido detectar trazas de sodio, magnesio, cromo y escandio, así como itrio.

   KELT-9 es una estrella ubicada en la constelación de Cygnus. Su exoplaneta KELT-9 b ejemplifica el más extremo de los llamados Júpiter calientes, ya que orbita muy cerca de su estrella, que es casi el doble de caliente que el Sol. Por lo tanto, su atmósfera alcanza temperaturas de alrededor de 4.000 grados Celsius. Con tal calor, todos los elementos se vaporizan casi por completo y las moléculas se dividen en sus átomos constituyentes, como ocurre en las capas externas de las estrellas. Esto significa que la atmósfera no contiene nubes ni aerosoles y el cielo está despejado, en su mayoría transparente a la luz de su estrella.

   Los átomos que forman el gas de la atmósfera absorben la luz en colores muy específicos en el espectro, y cada átomo tiene una "huella dactilar" única de colores que absorbe. Estas huellas dactilares se pueden medir con un espectrógrafo sensible montado en un gran telescopio, lo que permite a los astrónomos discernir la composición química de las atmósferas de los planetas que están a muchos años luz de distancia.

   Un equipo de investigadores de las Universidades de Berna y Ginebra colaboró para usar esta técnica e hizo un descubrimiento interesante: "Al utilizar el espectrógrafo HARPS-North en el Telescopio Nacional Italiano en la isla de La Palma, encontramos átomos de hierro y titanio en el ambiente tórrido de KELT-9 b ", explica Kevin Heng, Director y Profesor del Centro para el Espacio y la Habitabilidad (CSH) de la Universidad de Berna.

   El equipo observó el sistema KELT-9 por segunda vez el verano pasado, con el objetivo de confirmar sus detecciones anteriores, pero también para buscar elementos adicionales que podrían estar presentes en los datos. Su estudio incluyó 73 átomos, entre ellos algunos de los llamados metales de tierras raras. Estas sustancias son poco comunes en la Tierra, pero son muy codiciadas por su utilidad en materiales y dispositivos avanzados.

   Jens Hoeijmakers, primer autor del estudio que ahora se publica en la revista Astronomy & Astrophysics y postdoctorado en el CSH en Berna y en el Observatorio de Ginebra, dice en un comunicado: "Nuestro equipo predijo que el espectro de este planeta podría funcionar bien, ser un tesoro donde se puede detectar una multitud de compuestos que no se han observado en la atmósfera de ningún otro planeta antes".

   Después de un análisis cuidadoso, los investigadores encontraron señales fuertes de sodio vaporizado, magnesio, cromo, escandio e itrio de metales raros de la Tierra en el espectro del planeta. Los tres últimos nunca habían sido detectados de manera robusta en la atmósfera de un exoplaneta antes. "El equipo también avanzó su interpretación de estos datos y pudo utilizar estas señales para estimar a qué altitud en la atmósfera del planeta están absorbiendo estos átomos", dice Jens Hoeijmakers. Además, los investigadores también saben más sobre los fuertes patrones de viento global en la atmósfera que llevan el material de un hemisferio al otro.

Contador