Actualizado 02/10/2019 17:21 CET

Un neutrino producido en un colisionador cósmico muy lejano

Experimento ICECUBE
Experimento ICECUBE - MIKE LUCIBELLA, NATIONAL SCIENCE FOUNDATION

   MADRID, 2 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El evento de neutrinos IceCube 170922A, detectado en el Observatorio de Neutrinos IceCube en el Polo Sur, parece venir de la lejana galaxia activa TXS0506+056, a 3.800 millones de años luz.

   TXS 0506 + 056 es una de las muchas galaxias activas y sigue siendo un misterio por qué y cómo solo esta galaxia en particular generó neutrinos hasta ahora.

   Un equipo internacional de investigadores dirigido por Silke Britzen del Instituto Max Planck de Radioastronomía en Bonn, Alemania, estudió observaciones de radio de alta resolución de la fuente entre 2009 y 2018, antes y después del evento de neutrinos.

   El equipo propone que la actividad mejorada de neutrinos durante un brote de neutrinos anterior y el neutrino individual detectado en Ice Cube podrían haber sido generados por una colisión cósmica dentro de TXS0506+056. El choque del material del chorro cerca de un agujero negro supermasivo parece haber producido los neutrinos.

   "Esta colisión de material inyectado es actualmente el único mecanismo viable que puede explicar la detección de neutrinos de esta fuente", afirma Markus Böttcher, de la Universidad del Noroeste en Potchefstroom (Sudáfrica), coautor del artículo,.

   También nos proporciona --argumenta-- información importante sobre el material inyectado y resuelve una vieja pregunta sobre si los chorros son leptónicos, que consisten en electrones y positrones ; o hadrónicos, que consisten en electrones y protones; o una combinación de ambos. "Al menos parte del material del chorro debe ser hadrónico; de lo contrario, no habríamos detectado el neutrino", concluye.

   Según los investigadores, parece ser la primera vez que se informa de una posible colisión de dos chorros en escalas de unos pocos años luz y que la detección de un neutrino cósmico se remonta a una colisión por chorro cósmico.

   Los resultados se publicaron en Astronomy & Astrophysics el 2 de octubre de 2019.