Actualizado 08/10/2018 15:03 CET

Un resplandor de rayos X apunta a fusión en un cúmulo de galaxias

Resplandor rayos X desde un cúmulo de galaxias
ESA/XMM-NEWTON (X-RAYS); CFHT-LS (OPTICAL); XXL S

   MADRID, 8 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Observaciones con el telescopio espacial XMM-Newton de la ESA han capturado el brillo de rayos X, mostrado en púrpura, emitido por el gas caliente que impregna el cúmulo de galaxias XLSSC006.

   El cúmulo es el hogar de algunos cientos de galaxias, grandes cantidades de gas difuso, rayos X e incluso cantidades mayores de materia oscura, con una masa total equivalente a unos 500 billones de masas solares. Debido a la distancia, estamos viendo este cúmulo de galaxias como era cuando el Universo tenía solo unos 9.000 millones de años.

   Las galaxias que pertenecen al cúmulo se concentran hacia el centro, con dos miembros dominantes. Dado que los cúmulos de galaxias normalmente tienen solo una galaxia principal en su núcleo, esto sugiere que XLSSC006 está experimentando un evento de fusión.

   En esta vista, donde los datos de rayos X se combinan con un compuesto de tres colores de datos ópticos y de infrarrojo cercano del Telescopio Canadá-Francia-Hawai, hay una multitud de otras galaxias. Algunas están más cerca de nosotros que el cúmulo, como la galaxia espiral hacia la parte superior derecha, y otras están más lejos, informa la ESA.

   La imagen también muestra un puñado de estrellas de primer plano que pertenecen a nuestra galaxia Vía Láctea, que destacan por sus picos de difracción, mientras que los pequeños puntos de color púrpura esparcidos por el marco son fuentes puntuales de rayos X, muchos de ellos más allá de la Vía Láctea.

   Los datos de rayos X se obtuvieron como parte de XXL Survey, el programa de observación más grande de XMM-Newton hasta la fecha, con observaciones de seguimiento realizadas por otros observatorios de todo el mundo y en el espacio. La última versión de XXL Survey contiene datos de 365 cúmulos de galaxias, rastreando su distribución a gran escala a través de la historia cósmica.

   Estas observaciones ayudan a los astrónomos a refinar nuestra comprensión de la estructura y evolución del Universo, y servirán como referencia para las futuras misiones de la ESA Euclid y Atenea.