Tecnología láser disponible para contactar con otras civilizaciones

Actualizado 05/11/2018 17:00:57 CET
Baliza planetaria
MIT NEWS

   MADRID, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Un nuevo estudio del MIT propone crear una baliza cósmica, con la tecnología láser disponible, lo suficientemente fuerte como para atraer la atención hacia la Tierra desde 20.000 años luz.

   La investigación, que el autor James Clark llama 'estudio de viabilidad', aparece en la revista Astrophysical Journal. Los hallazgos sugieren que si un láser de 1 a 2 megavatios de alta potencia se enfocara a través de un telescopio masivo de 30 a 45 metros y se dirigiera al espacio, la combinación produciría un haz de radiación infrarroja lo suficientemente fuerte como para sobresalir del la energía del sol.

   Tal señal podría ser detectada por astrónomos de otras civilizaciones que estuviesen realizando un breve estudio de nuestra sección de la Vía Láctea, especialmente si esos astrónomos viven en sistemas cercanos, como cerca de Proxima Centauri, la estrella más cercana a la Tierra, o TRAPPIST-1, una estrella sobre a 40 años luz de distancia que alberga siete exoplanetas, tres de los cuales son potencialmente habitables.

   Si la señal se detecta en cualquiera de estos sistemas cercanos, según el estudio, se podría usar el mismo láser de megavatios para enviar un breve mensaje en forma de pulsos similares al código Morse.

   "Si tuviéramos que cerrar con éxito un apretón de manos y comenzar a comunicarnos, podríamos enviar un mensaje, a una velocidad de datos de unos pocos cientos de bits por segundo, que llegaría en unos pocos años", dice en un comunicado Clark, un estudiante graduado. en el Departamento de Aeronáutica y Astronáutica del MIT y autor del estudio.

   La noción de tal baliza que atrae a otras civilizaciones avanzadas puede parecer descabellada, pero Clark dice que la hazaña puede realizarse con una combinación de tecnologías que existen ahora y que podrían desarrollarse a corto plazo.

   "Este sería un proyecto desafiante pero no imposible", dice Clark. "Los tipos de láseres y telescopios que se están construyendo hoy pueden producir una señal detectable, por lo que un astrónomo podría echar un vistazo a nuestra estrella e inmediatamente ver algo inusual en su espectro".

   Clark analizó combinaciones de láseres y telescopios de varios vatios y tamaños, y encontró que un láser de 2 megavatios, apuntado a través de un telescopio de 30 metros, podría producir una señal lo suficientemente fuerte como para ser detectada fácilmente por los astrónomos en Proxima Centauri b, un planeta que orbita a nuestra estrella más cercana, a 4 años luz de distancia.

   De manera similar, un láser de 1 megavatio, dirigido a través de un telescopio de 45 metros, generaría una señal clara en cualquier encuesta realizada por astrónomos dentro del sistema planetario TRAPPIST-1, a unos 40 años luz de distancia. Estimó que cualquiera de las configuraciones podría producir una señal generalmente detectable de hasta 20.000 años luz de distancia.

   Ambos escenarios requerirían una tecnología de láser y telescopio que ya haya sido desarrollada o que está al alcance práctico. Por ejemplo, Clark calculó que la potencia de láser requerida de 1 a 2 megavatios es equivalente a la del Láser Aerotransportado de la Fuerza Aérea de los EE.UU., un láser de un megavatio ahora retirado que debía volar a bordo de un avión militar con el propósito de disparar misiles balísticos al espacio. También descubrió que mientras un telescopio de 30 metros empequeñece considerablemente cualquier observatorio existente en la Tierra hoy en día, hay planes para construir telescopios tan masivos en el futuro cercano, incluido el Telescopio Magellan Gigante de 24 metros y el Telescopio Europeo Extremadamente Grande de 39 metros. Ambos están actualmente en construcción en Chile.

   Clark prevé que, al igual que estos observatorios masivos, se debería construir una baliza láser en la cima de una montaña, para minimizar la cantidad de atmósfera que el láser tendría que penetrar antes de salir al espacio.

   Él reconoce que un láser de megavatios vendría con algunos problemas de seguridad. Un rayo de este tipo produciría una densidad de flujo de aproximadamente 800 vatios de potencia por metro cuadrado, que se aproxima a la del sol, que genera unos 1.300 vatios por metro cuadrado. Si bien el rayo no sería visible, aún podría dañar la visión de las personas si lo miraran directamente.