Actualizado 20/11/2018 11:06 CET

Una base de datos global de vegetación con 1,1 millones de entradas

Base de datos sPlot
FRANCESCO MARIA SABATINI / MLU

   MADRID, 20 Nov. (EUROPA PRESS) -

   La revista Nature Ecology & Evolution presenta una base de datos mundial de vegetación con más de 1,1 millones de listas completas de especies de plantas muestreadas en todos los ecosistemas terrestres.

   La base de datos, que se denomina 'sPlot' y está radicada en el Centro Alemán para la Investigación de Biodiversidad Integrativa (iDiv), podría ayudar a predecir mejor las consecuencias del cambio climático global.

   Todas las plantas se enfrentan a los mismos desafíos, ya sean pequeñas hierbas, arbustos o árboles. "Por ejemplo, tienen que encontrar una forma eficiente de realizar la fotosíntesis para obtener la energía que necesitan. Al mismo tiempo, compiten con las plantas vecinas por los recursos limitados en el suelo, como el agua y los nutrientes", explica la profesora Helge Bruelheide, del Instituto de Biología/Geobotánica en MLU y codirectora de iDiv.

   Actualmente, se conocen alrededor de 390.000 especies de plantas. Con el tiempo, cada especie ha desarrollado rasgos muy diferentes en reacción a factores externos en su ubicación, como el tamaño de la planta, el espesor y los componentes químicos de sus hojas. Estas propiedades también se conocen como rasgos funcionales de la planta. "Estos rasgos funcionales influyen directamente en la función del ecosistema de una planta, como la cantidad de biomasa que produce o la cantidad de dióxido de carbono que absorbe del aire", dice Bruelheide.

   Hasta ahora, los científicos han investigado principalmente diferentes combinaciones de estos rasgos funcionales desde la perspectiva de especies de plantas individuales. "En realidad, sin embargo, las especies de plantas rara vez se presentan solas; las plantas viven en comunidades", afirma Bruelheide.

   Por lo tanto, se necesitan las llamadas bases de datos de vegetación que contienen datos sobre todas las plantas que crecen en un lugar específico. La base de datos de referencia de vegetación alemana es un ejemplo. Es administrada en MLU por el doctor Ute Jandt, miembro del grupo de investigación de Helge Bruelheide. Contiene información sobre aproximadamente 200.000 parcelas de vegetación de estudios de vegetación publicados y no publicados. Existen bases de datos similares, o están siendo recopiladas, en muchos otros países.

PAPEL LIMITADO DE LA TEMPERATURA Y PRECIPITACIÓN

   Hasta ahora no ha habido una base de datos que recopile y armonice todos estos conjuntos de datos diferentes. Como resultado, se lanzó la iniciativa 'sPlot' en el centro de investigación de iDiv para desarrollar y configurar la primera base de datos de vegetación global, unificando y fusionando los conjuntos de datos existentes. "sPlot" contiene actualmente más de 1,1 millones de listas de vegetación de todos los continentes, recopiladas en las últimas décadas por cientos de investigadores de todo el mundo. "Cada punto de nuestra base de datos es un lugar real con coordenadas precisas e información sobre todas las especies de plantas que coexisten allí", explica Bruelheide.

   El equipo de investigación combinó este conjunto de datos masivos con la base de datos más grande del mundo para determinar rasgos de plantas llamada "TRY", que también es una plataforma de base de datos iDiv. "Nos ha permitido responder a preguntas que nadie ha podido abordar antes", continúa Bruelheide. La investigación probó, por ejemplo, hasta qué punto los factores globales influyen en los rasgos funcionales de las comunidades de plantas.

   En contra de la opinión actual, encontraron que la temperatura y la precipitación juegan un papel relativamente limitado. "Sorprendentemente, estos dos factores no son tan importantes. Nuestro análisis muestra, por ejemplo, que las comunidades de plantas no se caracterizan constantemente por hojas más delgadas a medida que aumenta la temperatura, desde el Ártico hasta la selva tropical", subraya Bruelheide.

   En cambio, los científicos encontraron una relación estrecha entre las variables climáticas y el suministro de fósforo en las hojas, lo que se refleja en la proporción entre el contenido de nitrógeno y fósforo en la hoja, que es un indicador del estado nutricional de las plantas. Por ejemplo, cuanto más largo es el periodo de vegetación, menor es el suministro de fósforo, lo que también afecta al grosor de la hoja.

   El uso local de la tierra y la interacción de diferentes plantas en un lugar específico tienen un impacto mucho mayor en los rasgos funcionales de las comunidades vegetales. Según Bruelheide, estos hallazgos muestran que los cálculos futuros de la producción de plantas en una región no solo pueden determinarse sobre la base de modelos simplistas de temperatura-precipitación.

   El estudio, publicado en 'Nature Ecology & Evolution', es el primero de una serie de próximos trabajos del consorcio "sPlot", según los autores. Disponible bajo petición de otros científicos, la base de datos "sPlot" está revelando oportunidades para abordar numerosas cuestiones de diversidad biológica a escala mundial, incluidas cuestiones relativas a la distribución de especies de plantas no autóctonas y similitudes y diferencias de las comunidades de plantas en todas las regiones del mundo.